Todas las entradas por Paco Colmenares

Periodista y Productor por la UNAM, especializado en animales. Nunca he vivido sin animales, ni quiero. Apasionado de la música, el cine y los libros viejos. Sígueme en: @pacocolmenares y facebook.com/PacoColmenares

Maltrato Online.


Maltrato Online

Evidentemente hablar de tortura y asesinatos de animales, publicados en la red, no tiene nada  de positivo. Por ello esta columna no tiene la intención de narrar, describir, platicar o presumir ninguno de estos aberrante actos, mucho menos de ilustrarlos.

El fin es ayudarnos a hacer cargo de la responsabilidad de ser navegantes en la red y lo que realmente provocamos con nuestra indiferencia o con nuestra interferencia, al respecto de estos casos.

Antes que otra cosa, habrá que aclarar la línea de la realidad: desde tu silla, desde la web, POCO o NADA harás respecto a los casos de maltrato animal, al menos a inmediato o corto plazo. Pero a mediano y largo plazo, a favor de la mejora cultural, sí hay un nivel de incidencia importante, del que todos, como la gran masa de navegantes web que somos, debemos tomar responsabilidad.

Los casos que uno puede encontrarse en la red, en forma de video o foto, son muchos, muchísimos y prácticamente son ejecutados sobre cualquier animal. La existencia de cámaras en los celulares ha convertido en testigo a cualquiera que la posea, y en Popular a cualquiera que la explote. La libertad de expresión tiene ese doble filo y el riesgo intrínseco de provocar estos casos, cosas, tipejos y barbaridades.

¿Te indignan? ¿Te llevan más allá de la Rabia? ¿Quieres vomitar o golpear al responsable?

Correcto, esa emoción es importante para empezar, pero después de sentir ese golpe bioquímico, tienes que aplicar la razón y actuar con inteligencia.

¿Qué es lo que quiere quien hace estas fotos/videos? 

Reconocimiento. Aplausos, abucheos, insultos, ira, risa, likes, reproducciones o lo que sea, pero quieren salir del anonimato. Lo más probable es que estén descontentos con su vida, la encuentren vacía y carente de motivos, éxitos y metas. Son sociópatas que se saben incapaces de cosas que les enaltezcan, como realizar una obra artística, o destacar en el plano intelectual, deportivo o cultural, así que sólo pueden acudir al extremo contrario: destacar en conductas aberrantes, para las que no se requiere DESARROLLAR ninguna habilidad, sino QUITARSE lo que llamamos “escrúpulos”, cosa que es mucho más sencilla.

Es por eso que no importa lo mucho que te esfuerces en redactar un comentario ofensivo, humillante o amenazante para estos sujetos, cualquiera que sea la reacción, le estás haciendo cumplir su meta, satisfacer sus pueriles necesidades. Ellos ya saben que carecen de moralidad, calidad humana o bondad. Se mofan de ello, se sienten orgullosos que la gente lo note y se los recrimine. Preguntarles ¿Por qué haces eso? o ¿Cómo eres capaz?, no sólo les motiva, sino que los enaltece, pues les indica que han logrado llegar a un nivel que a otras personas les es imposible siquiera comprender, así que están mucho más “elevados”, en su escala, de lo que pensaban.

Creen que su “maldad” es símbolo de hombría, o de habilidad, pues ya han perdido toda esperanza en hacer algo que valga la pena con el mínimo de calidad, para que a alguien más le importe.

A diferencia del perfil de Asesino Serial, en donde sólo el subconsciente quiere ser descubierto, en el Psicópata Torturador la exposición es muy importante. Publican en redes sociales y canales públicos para que la gente los note, pues en la vida real son socialmente invisibles e intrascendentes.

¿Qué hacer contra ellos?

Reportar. Bloquear y eliminar. Como quieras, pero NO LES PERMITAS SABER QUE TE IMPORTAN. Si necesitas mencionar su nombre para promocionar que otros lo bloqueen, asegúrate de hablar de ellos en tercera persona y no respondas a ninguna de sus reacciones.

¿Pueden abrir otro perfil? Claro, pero deberán comenzar de cero en sus visitas, followersconexiones, lo que es sumamente frustante.

Si encuentras un video de tortura en YouTube, abre el link y páusalo de inmediato, así evitarás que “gane” una nueva reproducción. Dale un “No me gusta” y repórtalo por su contenido violento. Si tiene los suficientes reportes y dislikes, YouTube lo eliminará a la brevedad. Si debe eliminar varios videos del mismo autor por reportes, eliminará y baneará a su autor permanentemente, complicándole mucho su “camino a la fama”.

Elimina, bloquea, reporta

Si es un usuario de Twitter o Facebook, repórtalo de inmediato, sin agregarlo, sin darle like, sin darle follow, sin enviarle ningún tweet, ni publicar en su muro.

Denúncialos en sus círculos personales, si los conoces. Muchas veces los amigos de la escuela, el trabajo o el vecindario, no saben que tienen entre sus conocidos a una persona de esa calidad, así que trata de evidenciarlos en la medida de tus posibilidades, en sus círculos personales. Es paradójico, pero muchos de ellos buscan exposición mediática con seudónimos o máscaras, porque quieren ser reconocidos a la distancia, pero no “juzgados” por sus familias y su entorno. Si reconoces a algún maltratador, trata que otros lo reconozcan también.

Sandra Segovia, fundadora de Todos Somos Animales y estudiosa del área legal, ha proporcionado también esta información:

Puedes denunciar maltrato animal cibernético si mandas un correo con toda la información o llamas a:

NIVEL FEDERAL policia_cibernetica@ssp.gob.mx | 001800–4403690 Y EN EL D.F. AL 51403690
CDMX gic@pgjdf.gob.mx | denuncia@ssp.gob.mx | 52 41 04 20 y 52 41 04 21 ext. 1151
JALISCO policia.cibernetica@jalisco.gob.mx | 36687978, 36687900 Ext. 18041.
NUEVO LEÓN 089 | 01(81) 2020-6800 | sspnl@nuevoleon.gob.mx

Denunciarlos ante la autoridad es una opción mucho más directa, por supuesto, pero para ello, tendrás que revisar antes:

  • Si vive en una entidad cuya legislación marque como delito la tortura y muerte de animales. No en todos lados es así. En el Distrito Federal sí, pero aún aquí es de reciente adición, así que el proceso aún es hasta desconocido para muchas autoridades, y es lento.
  • Que su perfil realmente tenga información real para localizarlo. Que les encante la exposición no significa que su nombre o “ubicación”, sean reales, así que pueden no servirte de mucho.
  • Si en las fotos aparece realmente él. Puede ser muy hombrecito para presumir que lo hace, pero a la hora de defenderse, puede argumentar que las fotos eran falsas, de alguien más, trucadas, bajadas de internet o que él aparece en ellas, pero no hizo nada.
  • Que no pueda tomar represalias en tu contra. La cobardía de sus actos, necesaria para descargar su frustración en animales, puede no afectarle si se junta con más “amiguitos” que le den valor. Y si se trata de demostrar valentía, no habrás hecho nada, excepto arriesgar a que tengamos a un defensor de la vida menos, tú.

En fin, como puedes notar es muy complejo y con muy poca probabilidad de éxito.

Si lo conoces realmente o sabes quién es, sí es importante que acudas con su familia o alguien cercano a él, para exponerle lo que está haciendo. La antropóloga Margaret Mead, ampliamente reconocida en el estudio sociocultural, decía que “permitir que un niño asesine o torture a un animal y se salga de ello sin castigo, es de lo más peligroso que le puede ocurrir”, pues es un paso fuerte e importante hacia una psicopatía que podría derivar en lesionar o matar a un ser humano, después. Esto ha sido avalado por la historia y las estadísticas, tanto como para que el FBI vea en este factor un punto de evaluación trascendental a la hora de “dar seguimiento” a psicópatas potenciales. Así también lo estudiaron profundamente las Dras. Linda Merz-Perez y Kathleen M. Heide en su libro Animal Cruelty: Pathway to Violence Against People.

Recuerda: la falta de atención y respuesta es lo que más les duele a estos tipos y les desmotiva a realizar actos que son complicados, como para no haberle afectado a nadie.

Ayúdanos a disminuir estos casos actuando con inteligencia y cabeza fría. La única solución contra la estupidez, es el crecimiento de la cultura.

Bibliografía referencial: Pattison, Stephen. Shame: Theory, Therapy,Theology. Cambridge, U.K.: Cambridge UP, 2000. // José Ovejero. La Ética de la Crueldad. Anagrama, 2003 // Stout, Martha The Sociopath Next Door. New York:  Three Rivers Press, 2006 // Linda Merz-Perez. Animal Cruelty: Pathway to Violence Against People AltaMira Press, 2004
 
 
 

Aprender a ser líder 3: La Manada que aprende unida, permanece unida.


Tercera Parte

No existe un “curso” para aprender a ser líder con tu mascota ni un número de pasos determinados que hagan de ti un líder “graduado”. Tampoco es algo que se aprenda de forma tajante y no se olvide, mucho menos algo que se pueda generalizar. El liderazgo es una actitud que se debe comprender y asumir para vivir con ella siempre que tu mascota esté presente.

Es importante que comprendas el liderazgo como un papel que toda persona está obligado a ejercer frente a sus mascotas, pero no porque seamos “superiores”. Es nuestro deber porque la naturaleza nos otorgó una ventaja de razón, comprensión, aprendizaje y creatividad que debemos hacer valer en beneficio de nuestra familia.

Como humanos formamos “familias”, así es como nuestra sociedad les ha llamado. Como perros y gatos, forman “manadas”, así es como les hemos denominado. En el fondo, son la misma cosa: un grupo de individuos que se agremian por decisión propia, ya sea por conveniencia, por acuerdo o por sentimiento, para recibir beneficios mutualistas.

Dentro de las familias/manadas cada individuo cumple una función y a su vez, las funciones de los demás le ayudan en la supervivencia.

En algunas familias, por ejemplo, Papá trabaja para mantener a la familia, Mamá mantiene el orden y cocina, mientras la función de los hijos es prolongar la existencia de esa familia y prepararse para cuando su papel deba ser el de Papá o Mamá.

Y ese es un esquema tradicionalista, pero lo mismo sucede si los padres no están juntos, si viven lejos, si alguno ya no vive, si los papeles de hombre y mujer están invertidos, etcétera.

Siempre jugamos un papel en la familia/manada y a veces con el tiempo, esos roles cambian aunque los integrantes de la familia se mantengan igual.

Así nos visualiza el perro o gato y saben que al ser parte de la manada tendrán un lugar y un rol, pero es responsabilidad del jefe mostrárselo. El líder asigna los roles, expone los beneficios y fija los límites.

Pongamos un ejemplo:

Estás comiendo, sentado a la mesa. Tu perro te observa y llora, gime, ladra. Para que esté tranquilo le das un poco de tu comida cada cierto tiempo. Le estás diciendo: “Cada que quieras de mi comida, sólo tienes que pedirla”.

Vas a ver el televisor, cuando te diriges al sillón, tu perro se adelanta y se acuesta en el lugar que tú ibas a tomar. Para no molestarlo te sientas en otro lado. Le estás diciendo: “A lo hora de descansar, escoge tu lugar, yo me acomodo en donde tú me lo permitas”.

Es hora de salir, él brinca y ladra en la puerta en cuanto abres él sale corriendo feliz y tú sólo lo vas siguiendo a la distancia. Le estás diciendo: “Tú decides cuándo y hacia donde vamos. Tú nos guías”.

Si juntas las tres actitudes anteriores, podrás darte cuenta que básicamente le estás diciendo, cada día: “Tú eres el jefe, tú mandas”.

Llega entonces el día de ir al veterinario, de recibir la vacuna, de que lleguen visitas a casa y… él no quiere. Llora, ladra o muerde la correa porque no quiere ir. Rasguña y jala lo más fuerte que puede porque no quiere entrar a la veterinaria. Brinca sobre las visitas y hasta es agresivo con ellas.

No tiene un problema de comportamiento, no es un perro agresivo o berrinchudo. Lo único que pasa es que se resiste porque él es el jefe, así que se hará lo que él diga… “o tendremos un problema”.

Tú no puedes obligarlo a hacer algo que no quiere, ir a donde no desea, ni dejar entrar a más individuos a la guarida sin que él lo autorice, porque aquí manda él. Al menos eso es lo que les has dicho cada día con esos “detalles” ¿recuerdas?No lo culpes de tus errores

Por eso “ser líder” no es una opción, es una obligación. No tiene que ver con tu forma de ser o con tu carácter. No es algo para lo que “algunos nacen y otros no”. Cuando se trata de una relación humano – animal, estás obligado a ser el líder, por el bien de tu mascota, y porque aunque un perro o gato sabe convivir con los humanos potenciando la inteligencia y comprensión, es muy difícil que pueda asumir que en las reglas, hay excepciones.

Lo más sencillo para ambos, es ser uniforme, constante. La palabra clave es: Coherencia. Si le permites algo, se lo permitirá toda la familia. Si se lo permites hoy, se lo permitirás siempre. Si tiene un límite, lo tendrá todo el tiempo.

Y el que tu mascota haya asumido tu liderazgo desde siempre, será fundamental para cuando quieras modificar tu manada en términos de sus integrantes.

Las anécdotas de “el perro celoso del bebé recién llegado” no son pocas, pero además, no son difíciles de entender. Un perro no siempre está listo para compartir su espacio y la atención de su líder, pero sobre todo, si no ha comprendido quién es el líder y, por tanto, quién toma la decisión de ampliar la manada, entra en un conflicto mayor.

Aún así, los perros comprenden con gran facilidad cuando se trata de un “cachorro”, por lo que a menos que tenga ya graves problemas de socialización -o incluso problemas clínicos-, no es fácil que reaccione agresivamente hacia un niño.

Pero cuando se trata de un integrante más crecidito, la cosa cambia, sobre todo si es perro y reacciona igual. Con esto tratamos de atacar una duda más o menos constante, que hemos podido observar con nuestros lectores en Animalia Magazine o Animalia Radio: ¿Qué combinación de mascotas es mejor tener? ¿Perro chico con perro grande? ¿Viejito con cachorro? ¿Hembra con macho? ¿De raza o mestizo?

Cachorros encantadoresLos cachorros son la primera opción de la mayoría de las personas cuando piensan adoptar un perro, aunque curiosamente, es quizá la más complicada de las opciones. Un cachorro se ve muy bonito, pero debes tomar en cuenta que crecerá como quizá no lo estás visualizando. La mayoría de los dueños primerizos no considera el tamaño que tendrá de adulto, ni tiene entre sus opciones la posibilidad de que no resulte de la forma, color o carácter que imaginó. Además hay que tomar en cuenta que el cachorro tiene dos tareas: aprender de la vida y aprender las reglas de tu manada. Eso es mucha información y requiere de mucha más paciencia de su líder en lo que la procesa. La naturaleza del cachorro es jugar y conocer todo y a todos cuantos crucen en su camino, por lo que se lleva bien con machos, hembras, viejos, jóvenes y de todos tamaños; sin embargo, no todos se llevan de maravilla con el cachorro. Los “seniors” o viejitos, son menos tolerantes, especialmente los de raza chica, pues un cachorro está “de su vuelo”, pero con muchas más energías. Desde luego, las hembras tienden a aceptar más a los cachorros por su instinto maternal pero no es una regla, menos con las que han sido esterilizadas.

Los Seniors o viejitos, por el otro lado, son los últimos en la lista de opciones para los adoptantes, pero pueden ser una maravilla para las personas que no les gusta hacer gran ejercicio, o no tienen mucho tiempo. Requieren de poco ejercicio -aunque esto no significa que no lo necesiten regularmente- y disfrutan más las tardes largas frente al televisor o a los pies de su líder. Con ellos hay que tomar en cuenta que el veterinario puede estar más presente y que en ciertas etapas ya no puedes enojarte si pierden el control de sus necesidades de vez en cuando. Son poco tolerantes, claro, pero es totalmente falso eso de “perro viejo no aprende trucos nuevos”. Si tu liderazgo es claro y amable, un viejito está dispuesto a seguir, pues ya no tiene mucha necesidad de retar al jefe.

Entre hembras y machos es casi cuestión de gusto, pero tienen ligeras diferencias. Las hembras suelen escoger más claramente el lugar de sus necesidades y tienen relativamente menos energía. Los machos “marcan” su territorio y son más retadores. En ambos casos debes contemplar la esterilización, pero más con las hembras, porque en caso de tener cachorros no puedes zafarte por ningún motivo de la responsabilidad. Por supuesto son más tolerantes entre contrarios, pero también debes enfatizar tu liderazgo si no quieres que un macho asuma como SU hembra a una de sus “hermanas” y empiece a retarte por acercarte a ella.

¿Chicos o grandes?

Entre las razas y los mestizos no debe haber mayor diferencia. Si eres un criador o competidor de exposiciones, quizá te importe mucho la raza, pero no veo el porqué debiera importar si no lo eres. La ventaja con un perro de raza –siempre y cuando el criador sea serio- es que más o menos sabes cómo será físicamente, pero también viene con un paquete de condiciones de salud predispuestas, que generalmente el criador no te platica. Con un mestizo no sabes mucho de su futuro –aunque su tamaño lo puedes adivinar un poco por ciertos rasgos que tu veterinario sabe identificar- pero la ventaja es que en muchos casos es producto de una evolución natural, es decir, suelen ser perros con organismo fuerte, resistente, que ha evolucionado genéticamente para sobrevivir en la calle o viene de padres con esa historia.

En todos los casos, te puedo asegurar que la clave es conocer a cada uno y plantearle tu liderazgo de acuerdo a su carácter, pero DEBES hacerlo.

Si cada uno de los miembros de tu manada comprende que tú eres el jefe, agregar a otro será menor problema, no importa si el nuevo integrante es de la misma especie o anda sobre sus dos pies.

Aprende a ser líder, pero no sólo porque debes hacerlo, sino porque te ayudará a disfrutar más la vida al lado de tus mascotas.

 

 

14 Cosas que hacer ante el ROBO, SECUESTRO o EXTORSIÓN


Constantemente recibimos denuncias civiles de robos y secuestros de perros -especialmente, aunque también algunas de gatos-, que aunadas a los casos extraídos de nuestro estudio sobre Perros Extraviados, en donde el extravío deriva en Extorsión, nos llevó a conjuntar los datos obtenidos, en busca de consejos que reduzcan las posibilidades de que te pase a tí o a alguno de los tuyos.

Aparentemente, con la creciente cultura de amor animal en metrópolis como la Ciudad de México, algunos cobardes e inútiles que no supieron hacer algo provechoso de su vida, se han dado a la tarea de robar mascotas para luego pedir un rescate, o en algunos casos, usarlos como reproductores.

En cualquier caso es terrible, por lo que hicimos mesa redonda algunos de los autores de esta página y colaboradores de Animalia Magazine y he aquí lo que resultó:

Para disminuir las posibilidad de que suceda:

1.- No presumas su RAZA.

Ya de por sí es bastante negativo seguir calificando de “mejor” a un perro porque es de Chihuahua Mixraza pura, pero para este caso, si dejas de presumir que tu perro es “puro”o que tiene “pedigree”, o que sus papás “son campeones” y más bobadas del estilo, reducirás su atractivo ante los que quieran robarlo para criaderos clandestinos. Incluso es mejor si, aún si tu perro “parece de raza”, le digas a los demás que “da el gatazo” o “salió bonito” pero realmente es una mezcla. Especialmente, si te pregunta un desconocido en la calle, invéntale que tiene problemas de piel, que es asmático o que salió con la cadera chueca y lo tienes con tratamiento permanente.

Es tan simple como el por qué no andas en la calle gritando que tu reloj es muy caro, que hoy acabas de cobrar o que tu carro es nuevo y no trae localizador GPS. Guárdatelo para tu familia.

2.- Presume que lo ADOPTASTE.

Aún si no es cierto, es mejor presumir que lo recogiste de la calle o lo adoptaste de un albergue. La gente tiende a creer que quieres más a las cosas por las que pagaste más, así que si lo compraste por X cantidad, “seguramente estarás dispuesto a pagar otra similar o mayor” por recuperarlo. Si puedes, adereza la historia con cosas como que “era muy agresivo y lo tuviste que rehabilitar”. Los ladronzetes no quieren problemas, por eso entre una persona con paraguas y una sin él, asaltarán a la segunda casi el 100% de los casos.

3.- Presume que tiene CHIP.

Deberías ponérselo, pero aún si no lo has hecho dile a todo el mundo -menos al veterinario, claro- que sí tiene. El Chip ayudará a su identificación, y en caso de que te lo roben, puedes reportar el número. Si se pierde y termina en un antirrábico o clínica de rescate, lo identificarán, lo reportarán a tu MVZ de cabecera y ayudará en la orden de NO-SACRIFICIO. Si alguien lo encuentra y lo lleva a revisión, será retenido en la clínica que lo identifiquen.

Si bien es cierto que aún no se cumplen al 100% estas condiciones, dado que no todos los Veterinarios, ni los centros de Control Canino cuentan con scanner, poco a poco se hace más popular su uso, y lo que buscamos es aumentar todas las probabilidades.

Como extra, a muchas personas les suena a “GPS” eso del chip, lo que lo convierte en un ejemplar “riesgoso” para ser robado.

4.- Presume que está ESTERILIZADO.

Bueno, de hecho, hazlo ya si aún no lo has hecho, pero mientras, dile a todo el mundo que ya los esterilizaste. De nuevo, la idea es que los vendeperros lo vean menos atractivo. Si ya lo está, además, pon ESTERILIZADO al reverso de su placa.

5.- Manda hacer una nueva PLACA.

Bueno, claro, en caso de que sientas que le falta algo. La conformación que, hablando con la gente de la FMVZ-UNAM y los Pata Pirata, resultó ideal, fue así:

Por delante, sólo el nombre de tu perro. Detrás: “Esterilizado”, un correo electrónico o Placaun número de teléfono celular (permitirá que ante una extorsión, identifiques el número y lo guardes automáticamente en el historial) y una palabra clave, algo que no tenga nada que ver contigo o con tu perro y, por supuesto, que no publiques en ningún lado. Al menos, si se pierde, evitarás las extorsiones, pues quien te llame diciendo que lo tiene, deberá leerte esa palabra de su collar, para corroborar que lo tiene en sus manos.

6.- No pasees con RUTINAS.

Quizá es importante que la hora sea más o menos la misma para los paseos de tu amigo, pero puedes variar de vez en cuando, tratando de mantenerle el mismo rango de tiempo entre paseos. Sobre todo, no hagas la misma ruta de paseo siempre. Un día empieza a la izquierda, otro a la derecha, a veces vas al parque, a veces no, no vayas toooodos los lunes a la misma tienda con tu perro. En fin… no seas predecible.

7.- No te distraigas

Cuando salgas a pasear con tu mascotas, pasea CON ellas, es decir, dedícales tiempo de calidad. Evita ir mensajeando, hablando por celular, twiteando, whatsappeando o anexas. En primer término, te impedirá captar si hay alguien sospechoso, pero además, para cualquier tipo de robo, una persona con el celular en la mano es casi un aviso con luces y sonido que dice: “SOY PRESA FÁCIL”.

En nuestro estudio sobre extravío, casi el 70% de las personas que extraviaron a su mascota, terminaron por reconocer que estaban platicando con alguien más, o usando su celular cuando el perro desapareció.

Además tus mascotas agradecerán la atención, evitarás que coman porquerías de la calle y prevendrás peleas con otros perros antes de que sea tarde.

8.- Tómate muchas FOTOS.

Esto seguro no te costará trabajo. Si no tienes una factura por compra (ojalá que no lo hayas comprado), entonces necesitarás testificar tu propiedad, al menos con fotos. Si tu perro tiene rasgos especiales como uñas de colores salteados, manchas particulares, le faltan dientes o tiene un rasgo único, fotografíalo con detalle. En caso de robo y localización, deberás pelear que es tuyo, con testigos y pruebas. Siempre ayudará. Y claro… no publiques todas esas en tu Facebook, por favor.

9.- Basta de “CHECK IN”.

A decir verdad, en nuestro país, estoy en desacuerdo con andarle avisando a todo el mundo a donde vas y en donde estás, aún si vas solo, con programas como Swarm,  Foursquare y similares. Pero si lo vas a hacer, al menos no lo hagas cuando vayas con tus mascotas. Los lugares Pet Friendly se están haciendo famosos (¡bravo por ellos!) pero lamentablemente eso implica ser famosos para todo el mundo. Si te ven hacer un “check in” en estos lugares, pueden imaginar que estás con tu perro. Y creéme, no es tan complicado saltarse la seguridad de estas redes. No te confíes de la “configuración de privacidad”.

Si ya sucedió:

10.- Levanta una DENUNCIA.

Para evitar que los ignorantes en el Ministerio Público le resten importancia a tu caso, trata de no aportar el lado emotivo. Es triste, pero tenemos que ser fríos para que no nos vean como “exagerados”. La denuncia es por robo de un bien mueble, o “semoviente”, como si fuera una bicicleta o un auto. Si no te crees capaz de aguantar el llanto o el coraje, lo cual para muchos de nosotros sería entendible, pide a un familiar menos apegado que la haga.

11.- Empieza tú mismo con la INVESTIGACIÓN.

No tienes que violar la ley ni meterte en problemas, sólo es cosa de recabar toda la información posible.

Por ejemplo, si vas a más de una clínica, pensión o estética, deja teléfonos distintos en cada una y lleva un registro de esas relaciones. En una das el celular, en otra el de casa, en otra la casa de tus padres o algún hermano. Un punto importante respecto al Secuestro y Extorsión por mascotas, es que la víctima no puede dar información. Esto no lo piensan muchos imbéciles ladronzuelos y te llaman a casa, cuando el teléfono de la placa es otro. Si así fuera, puedes ceñir la lista de sospechosos. Acude a donde hayas dejado ese número y pregunta por empleados que hayan sido despedidos o hayan renunciado recientemente, ahí tendrán sus datos y los puedes aportar a la información.

En este delito, como en otros, gran porcentaje de culpables son personas que te conocían desde antes, en mayor o menor medida.

12.- No ofrezcas Recompensa

Sé que suena raro, pero en estos tiempos ofrecer una recompensa parece alentar a la gente a pensar en devolver un perro perdido por su ganancia, no porque es lo correcto. El problema no está en PREMIAR a alguien que ejecuta un acto bueno, lo que sería muy loable, sino en avisarle a la gente que recibirán un PAGO.

Los casos de extravío que hemos recabado, y que derivaron en extorsión, tienen toda la pinta de ser “secuestros de ocasión”, es decir, el perro fue encontrado por alguien que regularmente no se dedica a nada malo o ilícito, pero ya que se enteraron que había dinero de por medio, un instante de ambición les hace preguntarse “¿Cuánto estará dispuesto a pagar?”, comenzando una escalada de ofertas y amenazas que puede acabar mal.

13.- Que negocie alguien más

Si has recibido llamadas de extorsión que hablen de entregarte a tu perro a cambio de dinero, haz que negocie una persona cercana a ti, pero no tan apegada al perro. Los extorsionadores tratarán de hacerte sufrir con ruidos o amenazas sobre el bienestar de tu mascota, y tu sufrimiento lo usarán para calcular cuánto más te pueden presionar.

14.- Comunícate, habla, dilo.

Desafortunadamente, nuestra realidad nos ha obligado a ser un poco más desconfiados, pero el problema es desconfiamos de todos, y eso nos reduce fuerza de cohesión. Cuando creas que alguien “raro” o inusual ronda la colonia y te ve con atención al salir con las mascotas, lo más importante es hacerlo notar. Platica con la gente “de planta”, el del puesto de periódicos, los comercios establecidos, el bolero y, mejor aún, el policía de colonia. Es importante generar retroalimentación entre vecinos: “¿Ha visto a ese señor que se para en la esquina últimamente?” “¿No le ha parecido sospechoso el tipo que se estaciona aquí y no se baja del carro?”. Puede parecer “chisme”, pero no. Es muy distinto andar investigando con quién se acuesta o a qué hora llegó el vecino X, a preguntar algo que te inquieta, por la seguridad de la zona en donde vives.

Al platicarlo entre vecinos, puedes provocar dos cosas:

1.- Que más personas lo noten, lo vean con desconfianza y lo hagan sentir incómodo. Esto no les gusta a los ladrones de este tipo. Si roban mascotas es porque no quieren meterse en algo más grave o violento, y puede ser razón suficiente para que desistan su “vigilancia”.

2.- Que alguien que lo conoce se entere y le diga algo como “Ya te andan cachando”, lo cual también puede ser suficiente. Por supuesto, empieza con la gente con la que más confías o tiene más tiempo viviendo/trabajando en la colonia.

Por cierto, si a varios les resulta sospechoso y les inquieta, júntense y al mismo tiempo, desde cierta distancia, saquen su celular y tomen una foto. Si el tipo lo nota y se ofende, es más complicado que se grabe las caras de todos para pensar en “represalias”. Lo importante aquí es no dejar solo al “vecino valiente”, porque es muy fácil quejarse y lamentarse de los problemas, pero a la hora de actuar, dar un paso para atrás.

Si se lo comunicas al policía de colonia, es probable que éste al menos pase a preguntarle qué se le ofrece o a qué se debe que esté parado sin hacer nada. Evidentemente, esto también desalienta a un ladrón a seguir ahí.

Desconfiamos de las autoridades, claro, pero incluso en el tema de la corrupción, hay lógica. Un policía se puede corromper, como cualquier persona, pero el precio tiene que ser interesante, y aunque la modalidad de robo de mascotas haya crecido, tampoco es un negocio gigante, que alcance para repartir a todos los niveles de autoridad. Reporta estos casos al 060 o, en Twitter, al @caspoliciadf

Estos no son los únicos puntos posibles, pero fueron los que en consenso, nos resultaron más importantes. Como siempre, la información se enriquece con el conocimiento de todos, no dudes en hacernos saber tu opinión, más consejos, o tu anécdota… aunque de todo corazón deseamos que sean el menor número posibles de casos.

Cuídate mucho.

 

Aprender a ser líder 2: El nuevo jefe y el nuevo amigo.


Liderazgo-y-amistad

Sé que si me haces el honor de leer este artículo, no lo haces buscando leer sobre mi vida. Al platicarte cada detalle de cómo he ido creciendo al lado de perros y otras mascotas, mi intención no es que te intereses por mi vida, sino que puedas ver que los conocimientos caninos que hoy puedo tener y compartirte, se adquieren en mayor medida, con la convivencia diaria con los perros.

Hoy me dedico a la búsqueda del conocimiento, a la investigación, al periodismo y al trato canino, pero no siempre mi vida fue así y las mejores lecciones vinieron mucho antes de especializarme por gusto propio en este campo. Por eso, reconozco que el asunto del Liderazgo fue difícil comprenderlo la primera vez que tuve que asumirlo y por eso entiendo que no es tan sencillo ver su importancia cuando se tiene por primera vez a una mascota. Así pues, quiero partir de aquí para explicarte mejor lo que puedes hacer desde el día uno.

Te aseguro que si puedes jugar este rol de líder desde el momento de la llegada de la mascota, será mucho más sencillo el camino de la educación, la adaptación, y por ende, el placer de tener a tu perro contigo.

Mi PRIMER perro, en el sentido completo de responsabilidad y vida, llegó a mí cuando yo era ya un adulto, cuando rebasaba ya los 23 años, es decir, cuando los pretextos y justificaciones por “ser inocente” se habían acabado.

Después de varios años de vivir sin una mascota, sin hacerme responsable más que de mí mismo, mi vida giró un día intempestivamente, cuando mi padre falleció. Cuando esto sucedió, mi hermana y yo asumimos la parte que podíamos de nuestra adultez sin el maestro de vida que fue Papá, mientras Mamá luchaba por no demostrar que se sentía absolutamente incompleta sin el gran amor de su vida.

Sería falaz tratar de explicarte lo que viví en ese aspecto, pero puedo compararlo de manera simplista y reduccionista con tener un vacío en el cuerpo. Como si un trozo completo de mi tórax hubiese sido arrancado de manera permanente, restándome estabilidad para caminar, quitándome seguridad para actuar y haciéndome sentir vulnerable todo el día, todos los días.

Pasé poco más de un año así, hasta que una tarde de enero, justo antes del Día de Reyes, apareció en mi vida un Labrador Chocolate adulto buscando sobrevivir tanto como yo.

Un estimado amigo lo había rescatado de su casa, en donde por no poder darle más atención, lo iban a “dormir”. Chuck era en ese momento un perro sano y fuerte, de menos de 4 años de edad, activo, curioso y sumamente cariñoso. Confiaba en la gente y no tenía ninguna agresividad contenida. En fin, era el perro ideal para cualquier persona, pero sobre todo, era el candidato menos adecuado para la eutanasia. Su único problema era ser grande y requerir compañía. Esa era la “enfermedad” por la que su familia anterior consideró sacrificarlo.

Aún recuerdo perfectamente oír a mi hermana llamarme desde la calle. Sin entender lo que necesitaba, bajé para encontrarme de frente con el Labrador Café más hermoso que hubiese conocido jamás. Poco me importó preguntar su procedencia. Sentía una cosquilla, como cuando una gran oferta de vida se presenta. Esa tentación imparable de tener algo, de tomarlo en ese momento sin pensar en lo que viene después.

Habré escuchado un par de minutos la historia de Chuck de voz de su rescatista, cuando me hinqué sobre mi rodilla derecha para estar a su altura y saludarlo. Él de inmediato se acercó a mí, oliendo mi mano y quedándose quieto frente a mi cara. Abracé su cabeza, tomé su correa y después de dudar un minuto, dije que debíamos subirlo a casa.

Chuck dudó mucho menos que yo. Como si supiera que su vida podía salvarse en ese instante, subió las escaleras de mi edificio, siguiéndome hasta nuestro departamento. Entramos a casa y no parecía muy preocupado por el entorno. Me acompañó sin problemas hasta mi cuarto en donde se acostó a mi lado en la cama. Lo acaricié cuanto quise, y aunque quizá ahora pueda confundirme un poco por el enorme amor que le tengo, podría decir que desde ese momento sabíamos ambos que debíamos estar juntos.

No sólo era un perro en casa, era un Labrador adulto, un perro tan grande que caminar de un lado a otro no le bastaba para sentir actividad. Ocupaba la mitad de mi cama y desde luego no había otro lugar en donde podría dormir.

Prepárate para compartir TODOEsa misma tarde tomé a Chuck, lo subí a mi auto y lo llevé de paseo conmigo, para ausentarlo el mayor tiempo posible de casa y que las ideas de mi mamá no se concentraran en negarse.

Para mí es uno de los recuerdos más queridos de mi historia reciente, pero hay que reconocerlo: fue algo imprudente.

Un perro adulto, especialmente de tamaño mediano, grande o gigante, puede ser riesgoso la primera vez que se conoce si no se trata con cuidado. Todo salió de maravilla para la historia entre Chuck y yo, pero cometí algunos errores que se deben evitar para reducir riesgos:

1.- Nos conocimos en la calle, ahí fue nuestro primer encuentro, pero pasé muy rápido a meterlo a casa. Independientemente de la zona de la ciudad en donde suceda (si le es conocida al perro o no), el campo abierto puede ser neutral, al menos mucho más que la guarida. Si hubo una buena primera aproximación, hay que tomarse el tiempo ahí mismo de conocerse más, sin forzar al perro a verse encerrado en un entorno desconocido.

Algunos perros, especialmente los que han sido maltratados, pueden tomar esto como una forma de “captura”. Entrar a un lugar desconocido, con las salidas bloqueadas y con olores que no identifica, lo pueden poner muy nervioso y a la defensiva.

Si usted conoce o encuentra a un perro adulto en estas condiciones, dese el tiempo de realmente conocerlo ahí mismo, de acompañarse de él en un caminata, a reconocer aún mejor la zona, los olores, las vueltas, el panorama. No hay prisa.

2.- Segundo error: Lo subí a mi auto, a mis espaldas, cuando no llevábamos más de una hora de conocernos. Yo no sabía como reaccionaba él en un automóvil. Podía haberse mareado, sentirse más aprisionado aún o asustarse por el movimiento, reaccionando frenéticamente en busca de la ventana o hasta agresivamente contra mí, mientras conducía.

El viaje en auto debe ser un momento bueno, por sentirse acompañado del amo en quien confía, pero esto no siempre sucede desde la primera vez. También hay que tomarse el tiempo para ver cómo reacciona la nueva mascota. Subir y bajar del vehículo un par de veces sin arrancarlo ayuda mucho, pues lo ayudará a notar que no hay una amenaza dentro de él, que es un lugar al que usted accede sin preocuparse y que puede verse libre del lugar sin demasiada lucha. Además, si es un perro acostumbrado a vivir en un patio, alejado de ruidos fuertes, el mismo sonido del motor le puede espantar. Déle tiempo, como siempre: Paciencia.

Esa misma tarde, estaba en un parque con él, disfrutando al aire libre de un nuevo y valiosísimo ser del que no me quería despegar. En cuanto bajamos del carro y empezamos a caminar, jaló con toda su fuerza hacia algún árbol. Después cada giro del paseo fue un juego de fuerza.

Él era dominante y yo no sabía liderarlo. Yo suponía que debía dejarlo ir por delante, pues para mí era la imagen del perro común, el de película, sin saber que estaba confundiendo papeles desde el primer día.

Además Chuck era un perro que no sabía socializar con otros miembros de su especie. Un perro que socializa correctamente se controla ante otros, establece su postura (dócil y dominante, o humilde y baja) y socializa. Un perro frenético llegará con una postura erguida, tratando de imponer, y aunque lo haga moviendo la cola y con alegría, invadirá el espacio del otro perro con una gran posibilidad de molestia. Esto es un detonante natural para un enfrentamiento.Establece jerarquías

No castigamos o corregimos a un perro frenético por ser alegre, sino por acercarse con demasiada autoridad y con intención de imponerse a la fuerza al otro perro. Debemos recordar que desde el primer momento somos nosotros los líderes, porque además tenemos que ser coherentes: ¿Quién escoge el lugar a donde van a pasear? ¿Tú o él? ¿Quién decide la hora a la que llegan? ¿Y se quedarán ahí hasta que él quiera?

Si tomas todas esas decisiones, si no le vas a permitir pelearse, comer lo que encuentre tirado ni molestar a otras personas –o perros-, entonces eres el líder. No se vale ser incoherente frente a él y pedirle obediencia un rato, pero cuando nos da flojera asumir el liderazgo, lo dejamos hacer lo que quiera.

No hay tal cosa como un “perro en libertad”. El perro es un animal domesticado por el hombre hace miles de años, probablemente el primero en la historia, así que no necesita “sentirse” silvestre. Puede asumir las reglas y está dispuesto a ello. Durante el paseo nuestro perro no debe ir por delante. La mayor parte del tiempo, si no es que toda, debe ir a tu lado o ligeramente tras de tí. Esto es un indicativo de liderazgo.

En las manadas de lobos el líder rebasa a los demás siempre por una cabeza. Él indica cuál es el camino. Si se detiene, los demás lo hacen también. Si no comienza un ataque, los demás tampoco. Y así con todas las actividades. El líder manda.

Por supuesto, te confieso, ese primer día con mi nueva mascota no existió ninguno de estos consejos puestos en práctica. Yo estaba feliz con un perro que parecía quererme desde el primer día y sólo quería disfrutarlo, hiciese lo que hiciese. Esto hizo que después, educarlo y corregirlo fuera doble trabajo, pues Chuck tenía ya “costumbres” en esta familia, que cuando fue necesario modificar, estaban un poco más arraigadas.

Te recomiendo algunos puntos para poner en práctica, que le ayudarán a tu mascota a comprender tu liderazgo:

  1. A la hora del paseo, espera a que se sienten y traquilicen frente a la puerta, antes de salir. Esto premia su autocontrol, no su frenesí.
  2. A la hora de comer, no te sientas mal porque te vean alimentarte primero. El jefe de la manada siempre se alimenta antes, los demás lo respetan, no le roban comida por ningún motivo y su premio por ser pacientes, es ser alimentados después.
  3. Al dormir, que tu mascota tenga un lugar bajo es lo ideal, pero si de todas formas quisieras que durmiera en tu cama, evita dejarle que se acomode en donde deseé. Muévelo con firmeza y seguridad a los pies, a un lado o donde te sea cómodo a tí. El líder escoge, los demás se adaptan.
  4. Al relajarse, el sillón es TUYO. Si permites compañía, será cuando tú lo decidas, no cuando te chillen o ladren. En el asiento, tú debes estar cómodo y si sobra espacio, lo puedes compartir.
  5. Si los dejas solos en casa, no te despida con mil besos antes de salir. Unos minutos antes de realmente irte ni siquiera los tomes en cuenta, para que lo vean normal y no vayan incrementando tensión. Pero sobre todo… NO REGRESES si lo oyes chillar o ladrar, eso sería un premio y te haría un amo muy obediente.

Esto no reduce el amor por tu mascota ni es para dejar de apapacharlo. ¿Te fijaste que son consejos útiles para un perro que duerme en la misma cama, se sube al sillón, sale de paseo y no vive en el patio?

Ante todo, recuerda:

El liderazgo se ejerce todo el día, todo el tiempo, pero no es para ser superiores a la mascota, sino para hacerle comprender que tú le ordenarás cosas por el bien de todos y no tiene caso discutirlas.

Si no quieres ser líder de tu mascota, entonces deja de quejarte cuando haga berrinche o sea gruñón y prepárate para que él decida cuándo ir al veterinario, a qué hora pasear y, seguramente, prepárete para comer croquetas, pues no creo que el otro líder te deje comer la carne jamás.

Animalia 24

Este artículo, en su versión original y completa, pertenece a la serie Aprender a ser Líder, publicada en Animalia Magazine No. 14, 15 y 16. 
 
 
 
 
 
 

La Teoría de la Jauría Asesina.


La Teoría del Absurdo

México DF. Marzo 7 de 2013.

Las brillantes ideas de los gobernantes, no cesan.

Ahora en Tlanepantla, Estado de México, el equipo del gobierno encabezado por Pablo Basañez García, ha decidido “Recoger y sacrificar” (eufemismo para Redada y Asesinato) a un cierto número de perros que se hallaban en Los Reyes Iztacala, municipio de este Estado, pues se encontró en esa zona el cuerpo de un hombre, de 61 años, con muchas mordidas en su cuerpo.

Es ofensiva a la inteligencia la simpleza con la que se dio este veredicto y se ejecutó su llamada solución.

El caso, que de entrada necesitaría una investigación por asesinato, fue dictaminado, resuelto y encarpetado con una velocidad que da miedo, y que mucho dice de las prioridades de estos gobiernos.

Mientras en la cuenta oficial de twitter de la PROPAEM, Procuraduría de Protección al Ambiente del Gobierno del Estado de México (@propaem_sma) decían “esperar el resultado del dictamen”, el presidente municipal en su cuenta @pablo_basanez, y había dado por hecho que los perros eran los responsables de la muerte. Al día siguiente ya había organizado la cacería y asesinato de los perros que encontraran.

Los dictámenes forenses de lado, el gobierno de Tlanepantla demostró una pobreza de decisiones mayor que lo que habíamos visto, y vaya que lo vimos, unas semanas atrás en Iztapalapa.

Iztapalapa no fue poca cosa, pero al menos, se resolvió con un resquicio de sensatez que derivó en condiciones de bienestar para perros callejeros que nadie había atendido hasta entonces. Aquí muy breve lo que ocurrió, en resumen, y como terminó:

1.- En Iztapalpa, en concreto, se hallaron 5 cuerpos (al principio una pareja de jóvenes, después se habló de una madre y un niño, ahora incluso se especula de un 6to cuerpo, tampoco es clara esa información) en una zona de reserva ecológica en la Ciudad de México. Alguna autoridad dijo que se sospechaba que hubieran sido atacadas y asesinadas por los perros callejeros de los alrededores. Y las suposiciones comenzaron a correr.

los parias de esta ciudad

2.- En días siguientes 100 elementos de la BVA (Brigada de Vigilancia Animal) recorrieron la zona, en lo que podrían ser 100, 150 o 200 hectáreas (porque nadie llevó un registró de hasta donde se dispersaron los elementos) y en total, recogieron a 25 perros de diferentes razas, tamaños y condiciones de salud.  (NADIE, sobre todo NINGÚN elemento de la BVA, afirmó haber visto una “jauría”. Claro, al dar el número total de perros levantados, suenan a un gran grupo, pero nadie habló de cuántos de ellos estaban juntos.)

3.- Parece que nadie en el gobierno delegacional cuestionó que:

El lugar estaba en una de las Delegaciones con mayor índice delictivo del D.F.

En esta ciudad, como en todo el país lamentablemente, los parajes desolados son usados para abandonar cuerpos tras un homicidio.

Los cuerpos tenían otras huellas poco usuales para un ataque de perros. Los ataques mortales entre perro-humano, son algo rarísimo.

En México las estadísticas son incompletas, pero en E.U.A., por ejemplo, hay reportes de sólo 238 casos en casi 20 años(*1), la mayoría de ellos provocados por perros entrenados para ataque, en lugares cerrados.

El dictamen sobre si las mordidas fueron pre o post mortem, ha sido dudosa, pero aún si lo fueron, determinar si fueron mordidas mortales o si fueron hechas por ESOS perros, es aún más difícil, y no se logró, porque eso implicaría haber identificado a los perros responsables, cosa que jamás sucedió.

es sencillo culpar al que no habla

¿Pudieron haber sido los perros?

Sí, claro, pero esto no puede tratarse de buscar CUALQUIER posibilidad, sino la que presente elementos más creíbles.

Claro que un perro puede, si quiere, matar a un hombre. Un perro es un depredador menor y puede, pero los factores para que decida hacerlo, son más complejos que las puras “ganas” de hacerlo.

Aunque pertenezca a los cánidos y sea subespecie del lobo, NO ES UN LOBO. Y el factor que los separa, es precisamente que el perro SABE, ESTÁ CONSCIENTE de la existencia del hombre. Evolucionó, se modificó genéticamente por ESTE factor. El perro tiene información genética que le permite SER DOMÉSTICO, y esto ha alterado sus instintos salvajes de manera casi irreversibles.

¿Un perro puede “regresar” a su estado salvaje?

No. Un perro nunca ha tenido un estado salvaje que “pueda” recordar. Otro animal, parecido al perro, era salvaje, pero es otra especie, y esto no sucedió ayer, o el siglo pasado. Este cambio ocurrió hace al menos 20mil años.

Si acaso, puede aprender cosas nuevas, diferentes, que no sean tan naturales para él, como el cazar otros animales para sobrevivir. Pero… ¿en la Ciudad de México? ¿En verdad?

¿Cuánto necesita caminar un perro para llegar a un tiradero de basura, un puesto de comida o el tiradero de un restaurante? ¿Cuantos restos comestibles puede encontrar en su camino, producto de la suciedad que provocan los seres humanos? ¿Cuántas personas les ofrecen algo de comida al día?

Mestizo de calleYo, en 10 años de contacto profesional con perros callejeros, no he visto UNO que ataque a un ser humano por comida. Se defienden entre ellos o se arrebatan entre ellos, pero es rarísimo que incluso le quiera arrebatar algo comestible a un desconocido humano.

¿Cazar a un ser humano por hambre? Necesitaría tener mucha hambre y algo de locura. Quizá si tuvieran rabia -enfermedad que no se puede dar por erradicada, pero a la que quizá 1 de cada 100 veterinarios se han enfrentado alguna vez-. Sería complicado, arriesgado y requeriría práctica y organización como manada, que si la estuvieran adquiriendo poco a poco, los reportes de ataques habrían en esa zona habrían comenzado hace tiempo, escalonándose, hasta culminar con una muerte.

¿Cazar a 5 seres humanos por hambre? ¿De la noche a la mañana? ¿Sin antecedentes previos de que fuera una zona peligrosa?

¿Y cuál fue el destino de esos inculpados?

(Que no CULPABLES, porque eso nunca se demostró).

El Jefe de Gobierno emitió una orden determinante cuando explotó la presión de la opinión pública: No sacrifiquen a ninguno. Se debe resolver sin matarlos.

Eso fue definitivo, porque requería más trabajo, pero provocaba esfuerzo coherente y concentrado de especialistas. Los animales fueron trasladados al Centro de Atención Canina de Iztapalapa, en donde se resguardaron y pusieron en adopción, primero los cachorros, y después de un examen etológico y clínico, los adultos. Estos análisis no fueron revisados sólo por el gobierno, y el destino de ellos no fue algo que Iztapalapa “dijo” nada más; intervinieron especialistas de la mejor institución en este país y fue revisado por personas comprometidas con proteger la vida animal. Su destino final, antes de las casas que paulatinamente los irán adoptando, fueron las instalaciones de una de las Protectoras más experimentadas del Distrito Federal.

¿Y en Tlanepantla?

Recoger y sacrificar fue la orden. Punto. Antes del forense, antes de otra teoría, antes de investigar si fue un asesinato. Recoger y sacrificar.

Como si eso resolviera algo. Como si diera “justicia”; como si aliviara en una micra la sensación de inseguridad que tienen los habitantes del Estado de México debido a LAS ARMAS y LOS CRIMINALES, no debido a los perros.

Los perros en calle son un problema, en el Distrito Federal, el Estado de México o cualquier entidad de la república, sí, pero es causado por nosotros mismos; problema del que que ellos saldrían gustosos, claro, si les diéramos la oportunidad.

Más de esto en Pasión Animalia

Debemos estar al pendiente de los programas de esterilización, vacunación y adopción que se hace en las colonias y delegaciones de nuestras ciudades, porque hay que actuar; aunque de nuevo, seguramente, será la sociedad civil la que ponga, ejecute y haga efectivas las soluciones; usando a la autoridad y las leyes como lo que son: herramientas a nuestro servicio, y no soluciones en si mismas.

Animales en los medios. Show vs. Ciencia.


colmenares@animaliamagazine.com

Con cada llegada de nuevas tecnologías, nuestro mundo cambia. A la llegada de la imprenta, el mundo se adaptó, tomando sus ventajas y sufriendo sus riesgos. Luego a la llegada del barco de vapor, del telégrafo, del teléfono, de la electricidad, la radio el cine, la televisión, la computadora o la internet.

A cada paso que la humanidad ha dado, las adaptaciones de las sociedades han sido obligadas por una necesidad de explotación y velocidad, a riesgo de que otros lo hagan antes, con otros fines.

Mucho se podría discutir lo que las líneas telegráficas ayudaron a las guerras, el desarrollo de gases venenosos, de la aeronáutica y la energía nuclear. Pero así también se puede hablar de los resultados obtenidos y del aprovechamiento tecnológico para las artes, para la difusión masiva del conocimiento o para la ayuda internacional en tiempos de desastres.

Así pues, cada desarrollo depende de la persona que lo aprovecha y la intención con la que es explotado. Los medios de comunicación masiva, entre los que el conocimiento popular coloca a la radio, televisión e impresos (periódicos y revistas), no han vivido una historia diferente.

Mientras algunas personas los dedicaron enteramente al seguimiento de acontecimientos sociales de índole noticioso, otros lo hicieron a los espectáculos, a los pasatiempos, los deportes, la divulgación científica o el mundo natural.

Lo cierto es que, durante muchos años, quizá casi todo un siglo, los medios masivos estuvieron en manos de unas cuantas personas que podían decidir el rumbo que se tomaba. Los periódicos se monopolizaron en manos como las de William Randolph Hearst, Joseph Pulitzer y otros tantos. El cine fue presa de las grandes corporaciones, después de las disputas de origen entre los Lumiére, Meliés, Pathé y Alva Edison. La Televisión prácticamente nació en contadas manos poderosas, de cuyos monstruos monárquicos aún no ha sido extraída.

Entonces pues, las tendencias de información y de los contenidos mediáticos siempre han estado lejos de ser lo que la gente quiere, tanto como ser lo que los dueños deciden.

Y en este escenario hostil, complicado y agreste, unos cuantos necios fueron cosechando semillas de interés natural y animal. Con paciencia, tenacidad y un poco de utopía en sus ideas, algunos apasionados de la biología, de la exploración, de la medicina veterinaria o sencillamente apasionados de la vida, construyeron los cimientos de la Naturaleza Mediática, que a nuestra generación ha tocado poder explotar y disfrutar, con la enorme responsabilidad de no dejarla desvanecer.

A muchos nos puede parecer natural, común, ver programación sobre exploración, sobre especies animales, sobre rincones poco pisados por el hombre, pero no siempre fue así.

Muchos anónimos explotaron este interés con resultados íntimos, a veces enlatados durante mucho tiempo, carentes de afán comercial y plenos de deseos artísticos. Así como Franz Marc decidiera plasmar casi por exclusivo animales en lienzos coloridos, algunos camarógrafos y exploradores decidieron alejarse de las estrellas de vodevil y la luz de las candilejas, para capturar a estrellas y protagónicos cubiertos de pelos, escamas o plumas.

Décadas de imágenes hermosas, carentes de un mecenas que las convirtiera en económicamente viables, pasaron inadvertidas y casi incógnitas para la mayoría de la población mundial, que asoció a la cámara mágica de la televisión con la productora de semidioses humanos. Galanes y princesas, villanos, héroes y líderes de opinión, cubrieron el espectro completo de la programación mediática.

Sería necio y un gran riesgo pretender hacer un recuento de todas las personas que han estado interesadas en llevar animales y naturaleza a las pantallas, pero por supuesto algunos nombres tienen un sonido más familiar para una mayor parte de la población, gracias a que su necedad y pasión coincidió con una buena recepción, la confianza de algún empresario y el gusto masivo, que les permitió hacer su trabajo de conocimiento popular.

A mi cabeza viene, siempre, la imagen de un delgado y sonriente navegante Jacques-Yves Cousteau, como uno de los primeros que me entregó, siendo niño, animales bidimensionales, que jamás habría imaginado. Tuve la fortuna de oír de su voz (traducida, pero en mi cabeza ESA será siempre su voz) cómo se comportaba un tiburón, antes de que un director fantasioso me diera un estereotipo del asesino marino. Conocí con él a seres que parecerían de otro planeta, como la medusa o el pez piedra, y aprendí de coexistencia con la anémona y el pez payaso.

Las noches de Costeau, programadas por la escueta televisión nacional e impulsadas por mi genial padre, se hicieron parte de mí a la par que las cientos de caricaturas y programas infantiles. Y afortunadamente no sólo fueron Costeau y papá.

Estaban en la televisión también Odisea Burbujas, con Mafafa la lagartija, Mimoso Ratón, Patas Verdes el sapo y Pistachón Zigzag (responsable de que no corriera, de niño, de los abejorros). Estaba María Elena Hoyos, necia a salir en televisión con su chimpancé en brazos. Estaba el gato GC, que con la ecología luchaba en contra de la ignorancia o los serios documentales de la BBC, en donde aún puedo ver a la lagartija corriendo por el desierto.

Y luego llegaron las explosiones mediáticas que no podía creer, como el nacimiento de Discovery Channel, en 1985 (aunque México no lo vería más que por televisión de paga muchos años después) y su rincón especializado, Animal Planet, creado en 1996. Con éste último, la aparición de maestros del freeanimal-show, como Steve Irwin, Jeff Corwin, el más reciente César Millán y hasta Zaboomafoo.

Se puede o no estar de acuerdo con algunas de las técnicas que utilizan, pueden ser objeto de crítica, estos programa y muchos más, pero lo cierto es que su popularidad, tenacidad e insistencia, han abierto los ojos corporativos hacia los animales y la naturaleza, otorgándonos a nosotros, como público, la posibilidad de encontrar estos contenidos en donde regularmente sólo se hallan estrellitas y héroes ficticios.

Hoy, cómo público, tenemos la opción de acceder a ellos y como ciudadanos globales, la obligación de hacerlos un consumo frecuente, para demostrar a estas empresas que han tenido razón en su insistencia, que queremos que sigan de necios.

@pacocolmenares

@animaliamag

@redmascotamedia

Aprender a ser Líder. El Lobo que todos llevamos dentro.


Un líder lo es permanente. No hay días de descanso o vacaciones, porque no es un trabajo, es una actitud frente a nuestra mascota. No hay trucos, palabras mágicas o silbidos que otorguen el liderazgo. Se debe establecer con la vida diaria, demostrando y comportándose como un jefe al que el perro admira, no al que le teme.

Para comprender realmente a detalle cada momento del liderazgo, podemos remitirnos a los instintos primarios del perro y contextualizarlos en nuestra vida cotidiana.

Empecemos por hablar del liderazgo dentro de la madriguera. Debemos entender, primero, que para ellos no somos “humano y perro”, para ellos somos todos individuos de una misma manada, con diferencias anatómicas que no hacen una diferencia significativa. Para el perro de la familia, él pertenece a esta porque tiene techo y comida en el mismo lugar que nosotros y que le proporcionamos nosotros, con lo que le estamos dando importancia y un lugar.

Por eso mismo, el perro está más dispuesto a obedecer límites y evitar enfrentamientos: quiere quedar bien y mantener su lugar en la manada, y sí, porque tiene sentimientos de apego y cariño por nosotros.

Es por eso que el que pueda dormir al lado de una cama o en una zona de la habitación que otro miembro comparta, le ayuda también a la mascota. Estar ahí evita que se sienta relegado, separado. Lo integra más. Imagina a tu perro, crecido, durmiendo a los pies de la cama de tu hijo, en su propia cama o cobija. Mantén esa imagen, volveremos más tarde a ella.

El perro es un cánido, descendiente directo y muy cercano aún de los Lobos, los que son animales con una gran concepción de Sociedad.

La mayoría de los lobos, establecen una jerarquía dentro de su familia y la respetan durante largos periodos de tiempo. Perros y lobos son protectores y territoriales por naturaleza, respecto a su manada son inteligentes y respetuosos.

Algunos estudios han llegado a demostrar manadas de lobos que comprenden como “su territorio” extensiones de cientos de kilómetros. Desde luego, para una manada de 8 o 10 miembros (que es el promedio, aunque hay algunas de hasta el doble), cubrir todo este territorio permanentemente es imposible, porque lo que establecen prioridades. O sea, su territorio para vivir y cazar, puede ser de 100 kms. a la redonda, pero sólo lo vigilan cuando es necesario y cuando ya han asegurado un perímetro de quizá 50 kms. Aún así, si este se ve en riesgo por otra manada o por otro tipo de predador, irán cerrando su campo de acción hasta poner, primero, por encima un par de kilómetros alrededor de su madriguera.

La madriguera misma está generalmente emplazada en un lugar que tenga sólo una salida. El Lobo comprende que el cachorro está indefenso y que en caso de ser atacada la base, es más complicado cubrir dos frentes, por lo que prefieren exponer la vida de los adultos defensores que la seguridad de los cachorros.

Entonces pues, reconocen con claridad algo así como su zona de prioridad –La madriguera y algunos metros alrededor-, su zona de seguridad –los kilómetros cercanos en donde hay comida y alimento- y su zona de confort –el mayor territorio posible, en donde sólo en condiciones ideales de seguridad se aventuran-.

Además, su estructura jerárquica no es muy ajena a nosotros. Para ellos no hay sólo un jefe, sino una Pareja Alfa. Macho y hembra, los más fuertes de la manada, aseguran la estabilidad reproductiva y mantienen un equilibrio. Ellos los que tienen la última palabra sobre las disputas y pueden terminar con una pelea. Además controlan la comida y deciden si es necesario trasladar a la manada a otra madriguera o incluso, a otro territorio.

El resto de la manada, dependiendo de sus características, asumen otros roles. Casi en todas las manadas de lobos la cacería y cuidado de los cachorros se reparte por igual, pero en ciertos momentos se establecen roles definidos.

Por ejemplo: Imaginemos un escenario en el que otros lobos extraños atacan a una manada. Esta, tras defender la madriguera y cuidar la seguridad de los cachorros, deben contraatacar y perseguir a los trasgresores derrotados hasta una zona lejana. En dicho caso, las hembras y quizá algún macho, se mantendrán en la madriguera aún después de haber rechazado a los intrusos, mientras el resto inician la persecución.

Puede suceder que algunos machos se vayan deteniendo en el camino, pero no por cansancio, sino para mantener un control de zona, en caso de que algún enemigo rezagado vuelva a intentarlo. Usualmente, hacia el final de la persecución, sigue el Macho Alfa con algunos otros individuos. Esta forma de ahuyentar, ya sea que alcancen a los intrusos o no, puede llevarlos a vigilancias de hasta 200 kilómetros a la redonda.

¿De qué nos sirve saber todo esto sobre los lobos cuando tenemos sólo a un perro? Sirve al comprender el principio inicial: para el perro, él no es sólo uno de su especie, son tantos como la familia incluya, perros o humanos.

Podemos extrapolar muchos de estos instintos lobeznos a nuestros perros, aunque claro está que los miles de años de domesticación han cambiado algunos y suavizado otros. También las diferencias de raza hacen diferencias de carácter, cierto, pero en todos subsiste el sentido de familia. No hay perros solitarios, en todo caso, hay algunos perros que no han aprendido a socializar correctamente, y esto debe y puede ser corregido.

Y con esto, es muy fácil encontrar las ventajas de que la convivencia con el perro de la casa, sea aún más cercana. Además de los beneficios que tiene el perro, el niño gozará de muchos más. Pero estos puntos los platicaremos en la próxima entrega.

Hasta entonces.

Imágenes y frases con ganas de ser CULTURA.


Como muchos saben, tengo la fortuna de colaborar desde hace un tiempo en la revista Animalia Magazine.

Digo “la fortuna”, porque poder hacer de lo que te gusta un modus vivendi es algo inigualable. Los últimos 7 años de mi carrera como periodista y productor, los he dedicado a los animales, y con ello he podido aprender mucho sobre ellos, sobre lo mucho que hace falta, lo que necesitamos como sociedad y la esperanza de que esta cultura siga creciendo.

Por ello es que unimos el trabajo de Animalia Magazine con el de este blog, para que los esfuerzos se unieran y llegáramos a más gente, con reportajes, datos, noticias, programas o acaso pequeños chispazos de cultura animal que vayan haciendo poco a poco su camino entre la gente.

Hoy les comparto esta sección que me encanta, diseñada por el equipo Animalia, con imágenes que bien pueden terminar en la pantalla de tu compu o en donde quieras.

Quizá algún día una buena frase con un animal, sea más popular que un meme.

 

¡Ve a Kroketas!

 

Cómo rescato a un perro de la calle


En Red Mascota Multimedia y Animalia Magazine constantemente recibimos llamadas y correos pidiéndonos ayuda para perros y gatos en situación de calle. Los consejos, recomendaciones y anécdotas que a veces les podemos regalar a nuestros radioescuchas, versan sobre todo acerca del cuidado que se debe tener al tratar con estos amigos, pero el 100% de ellos, incluyen o terminan en el mismo punto: acude con un especialista.

No es fácil ayudar o rescatar a un animal en situación de calle, tampoco es un juego y no debe ser un pasatiempo. De hecho, debemos empezar por excluir uno de esos dos términos. No sirve de mucho “ayudarlos“, se debe estar listo para completar el proceso entero hasta que se finiquite como un Rescate.

El Rescate como tal, debe de verse como un proceso de corto, mediano o largo plazo, que es interdisciplinario, es decir, se compone del trabajo cuidadoso de varios especialistas.

Pero tampoco hay que asustarse. Al hablar de especialistas, no sólo me refiero a los valiosísimos médicos que cuentan con la experiencia y la academia. Hay verdaderos especialistas en rescate, cuya carrera y vida externa nada tienen que ver con la Veterinaria. Grupos protectores que saben cómo acercarse a animales huraños o que pueden ser hasta agresivos, Hogares temporales que saben cómo promocionar y encontrar hogares definitivos, Psicólogos y Etólogos que ayudan a la mascota a reducir la ansiedad, el estrés o el miedo. En fin, gente que aparte de sus actividades de vida (contadores, maestros, amos y amas de casa, meseros, vendedores, no importa…) dedican gran parte de su semana a ayudar animalillos domésticos que cayeron en la mala fortuna de la indiferencia o descuido humanos, porque algo debe quedar claro: TODOS los animales domésticos que sobreviven en la calle, tienen como origen ese factor.

Muchas de las llamadas y correos que recibimos son de gente que busca un “refugio” para un perro o gato que está “afuera de su casa“. Es decir, nos piden darles los datos sobre lugares en donde reciban al animalito que les parte el corazón cada que salen y lo encuentran. No estoy diciendo en lo absoluto que esta empatía sea mala, no. Sentir, emocionarse o sufrir por el dolor de un animal callejero es el primer y muy necesario paso, el que todos deberíamos dar siempre. Sin embargo, está muy lejos de la acción que esta enorme “comunidad callejera” necesita.

Rescatar a un animal de calle es un proceso increíblemente satisfactorio que puede ser tan corto o tan largo como las ganas que le “echemos”, pero también como la disciplina que tengamos al respecto.

Cualquier animal de calle, por mucho o poco tiempo que lleve en ese estado, tiene un desgaste de salud y de higiene, pero sobre todo, tiene un desgaste emocional por enfrentarse a la lluvia, los autos, las personas indiferentes o hasta agresivas, el ruido y la falta de comida.

Por ello el primer paso, de mucho cuidado, es saber aproximarse a él. No importa si es un perro pequeño o un “gatito indefenso”, estresado y atemorizado puede reaccionar violentamente, agrediéndote a tí y poniendo en peligro su vida al huir. Debes acercarte con cautela, pero firmemente. Que tu primer paso no sea agarrarlo, ni siquiera acariciarlo. Debes empezar por aproximarte con los brazos abajo, para evitar parecer una amenaza. Si puedes siéntate a unos pasos de él, en una banca o en la acera. Demuéstrale que no eres un peligro, que TÚ estás en calma. En el mejor de los casos, el animal por sí solo se acercará, lentamente o con confianza, pero al estar a tu lado, demostrará que no te tiene miedo y puedes avanzar.

El segundo paso es el contacto. Muchos animales de calle han sufrido, al menos, un golpe. Por ello la mano por encima de su cabeza es mucho más señal de riesgo que por debajo. Parece más riesgoso para tí aproximarte a su cuello bajo que a sus ojos, pero en realidad estaría más listo para defenderse por encima y estará expectante por si esa mano significa un golpe. Si tiene las orejas permanente bajas y no mueve la cola, está estresado, dale tiempo. Mucha gente confunde ese gesto con “docilidad”, pero lo que el animal está haciendo es proteger sus orejas y preparando sus músculos para defenderse o correr. Permítele que se relaje, que relaje el cuello, las orejas y que mueva la cola. Si para entonces has logrado acariciar su cuello, estás del otro lado, es muy probable que él confíe en tí.

Tercer paso: muy importante. Sin apretones ni toques fuertes, trata de explorar su cuerpo, especialemente sus patas, cara y cuello, en busca de mordidas, golpes o lesiones de cualquier tipo. Si por error acariciaras una zona afectada sin verla, podría dolerle y reaccionar. En caso de que halles un problema, evita acercarte a esa zona y tomarlo así.

En adelante es un poco de instinto tuyo. Puedes ofrecerle agua o comida, esperando que la necesite, lo que generará un vínculo mayor. El alimento humano les resulta más atractivo y conocido (por lo que han podido “robar” o encontrar en sus días de calle), pero si así fuera no pretendas llenarlo con él, solo hazlo confiar más. Jamón, carne de res o salchichas, son las opciones más seguras, pero lo ideal es que sean croquetas. Si come y bebe agua limpia, el vínculo entre ambos será mayor y puedes invitarlo a tu hogar.

Ubica a un veterinario cercano y/o de tu confianza. Lleva al animal o hasta pídele al doctor que te ayude con él. Su experiencia lo hará manejarlo mejor y al mismo tiempo, mientras el animalillo siente que lo acaricia, lo puede revisar de base.

Hasta el momento NO he mencionado el baño, ¿te fijaste?. Aunque la mascota esté muy sucia, es importante primero revisarlo de salud y generar ese vínculo fuerte. El agua es un enemigo común de los animales callejeros. La gente la usa para ahuyentarlos y de la lluvia se protegen. Si pretendes bañarlo con cubeta o manguera, lo más seguro es que huya o desconfíe y regresamos al punto cero.

Si lo han revisado y requiere atención, es hora de deslindarse del dinero o hacer cooperacha. Los cuidados básicos no son tan caros, pero si necesita algo mayor, puedes acudir a gente protectora, asociaciones o hasta tus amigos y familia, pero recuerda, no se vale regresarlo a la calle porque te va a costar, es tu responsabilidad y asumiste cumplir ese papel por él.

Si no requiere atención médica o ya se la han dado, viene el proceso más complejo: hallarle hogar.

La mayoría cree que “debe haber un refugio” en donde lo reciban. Sí, los hay, pero todos están en su límite. Seguramente te lo recibirían, pero la verdad, estás pasando la responsabilidad a otros y tu rescatado aún enfrentará otros problemas.

Lo mejor que puedes hacer es buscar a un persona que lo quiera para siempre.

Aquí puedes apoyarte de la difusión que nosotros o los muchos amigos protectores te podemos brindar. Te puedes meter a nuestro facebook Red Mascota y encontrarás a muchos de ellos, o desde el tuyo busca términos como “adopciones”, “rescate” o “animales”. Encontrarás mucha gente que te puede ayudar y sobre todo, asesorar para darle seguimiento a la adopción, así como a elaborar cuestionarios y hojas de datos que puedes presentarle a los adoptantes, más aún si no son conocidos tuyos.

A todos ellos diles que TÚ te quieres hacer cargo del animal durante la adopción, para que sepan que cuentan con un voluntario más, con una mano nueva en esta pesada, pero muy importante labor que tenemos en la ciudad.

En el área metropolitana existen unos 22 millones de habitantes y se calculan 3 millones de perros callejeros. ¿Te imaginas si sólo el 10% de la población se dedicara a rescatar, cada quién, a UNO SOLO de estos animalitos callejeros? En cuestión de una semana, habríamos terminado con el problema de los perros en la calle.

Claro que esos números son una utopía aún, pero la difusión de esta maravillosa disciplina de rescate nos irá acercando poco a poco a ayudar a más animales callejeros al año y quizá un día nos acerquemos al margen Cero Calle. No más callejeros.

No te espantes, el cuidado que debes poner, no se compara en NADA con la satisfacción que te da ver a ese perrito que estaba afuera de tu casa, cómo juega y brinca con su nueva familia. Si no lo has vivido, te has perdido una de las mayores alegrías de tu vida.

Siempre ten en cuenta el riesgo de enamorarte y convertirte tú mismo en el adoptante. Te lo dice un amigo que ha colocado algunas mascotas en otras casas, pero que al mismo tiempo hoy tiene 5 maravillosos hijos, de los cuáles 4 llegaron de esa exacta manera.

No bajes los brazos y cuenta con todos nosotros.

Homenaje al Mestizo


(Texto publicado en Animalia magazine No.10, Julio-Agosto 2010)

Es el perro que todos conocemos, el que vemos todos los días. Algunos se han vuelto inclusive familiares a la vista, pues conquistan una zona como propia, aunque formalmente no sea su hogar. 

¿Historia?

Si abordáramos este tema de manera formal, habríamos de empezar por los antecedentes y la historia… pero en este caso en especial, eso sería prácticamente imposible.

Para empezar, debemos tener claro que de las 337 razas caninas actualmente reconocidas por la Federación Cinológica Internacional, es probable que ninguna rebase los mil años sin cambios. Es decir, las características que hoy debe tener, por ejemplo, un Pastor Alemán, son producto de la cruza selectiva que los seres humanos han realizado a lo largo de la historia, en la busca de un tipo de perro que cumpliera con ciertas expectativas.

Así como todas las demás especies animales del planeta, los perros evolucionaron de acuerdo con la zona en donde comenzaron su andar. Su pelo, tamaño, fuerza física, resistencia y hasta el tono de su ladrido, se fueron acoplando a las necesidades que les exigía su entorno. En ese sentido, podríamos suponer que los primeros perros del mundo eran de “razas puras”, pues compartían entornos y necesidades.

Sin embargo, las cruzas interraciales también debieron comenzar de manera natural, cuando algunas manadas de razas antiguas, aún salvajes, iban migrando lentamente a otra zona, hasta toparse con otras manadas distintas. Entonces, nos encontramos con que tanto el perro criollo como el de raza pura deben tener una antigüedad muy similar: desde siempre. Claro que las colonizaciones, conquistas e invasiones humanas promovieron las cruzas interraciales y aceleraron la proliferación de estos perros, al traer consigo ejemplares de cierto tipo a lugares lejanos con razas muy diferentes.

Correcta denominación

En nuestros días hay una costumbre errónea en el trato y conocimiento del perro Mestizo.

Para empezar, el punto de partida de esta equivocación es la forma en como los llamamos. Cuando el común de la gente ve un perro cuyas características físicas no le permiten otorgarle un definición clara de raza, suelen llamarle “cruzado”, “corriente” o “callejero”.

El primer término, cruzado, es un uso incorrecto del término y prácticamente un pleonasmo, pues para que un perro –ya sea de raza pura o criollo– nazca, forzosamente debe ocurrir una “cruza” entre dos ejemplares, ya sean de la misma raza o no; es decir, todos los perros del mundo son “cruzados”.

El segundo término, corriente, es desde luego una forma despectiva que compara a un ejemplar con características únicas con otro de características definidas por la raza. Eso implicaría un grado de “fineza” en los perros de raza, lo que habla de la calidad morfológica y genética del ejemplar, pero –como platicaremos más adelante–, algunos perros Criollos pueden tener características tan buenas que incluso rebasarían la calidad de un perro de raza pura.

Finalmente, quizás el término más común, callejero, debiera referirse a cualquier perro por su situación de vida, “en la calle”, y no por sus características de raza. Por ejemplo, si un Pastor Alemán, Labrador o Schnauzer de raza pura es abandonado o extraviado, aprendería a sobrevivir en la calle, por lo que se convertiría inmediatamente en callejero. No es realmente ofensivo, o no debe tomarse así, pero este término no define  puntualmente a un perro Criollo. Además, es temporal y lo más curioso del caso es que algunas personas le llaman de esta forma incluso a mascotas que viven con su dueño, que sí tienen un techo donde vivir: “¿De qué raza es tu perro, es callejero?”

En círculos con un poco más de conocimiento, se ha comenzado a poner de moda el término perros ferales, aludiendo a aquellos que llevan mucho tiempo viviendo en la calle y que han llegado a formar manadas bien establecidas. El problema con este término es que tampoco puede abarcar a todos, pues estrictamente se debe aplicar a los perros que han nacido en la calle y han vivido siempre en ella, aprendiendo poco o nada de la convivencia con los seres humanos, más allá de verlos como otra especie de la cual cuidarse.

Estos perros usualmente desarrollan instintos que podrían interpretarse como salvajes, aunque en realidad no lo son. Primero, porque tras 15 mil años de domesticación, estos instintos propios de otros cánidos (como el lobo o el zorro) han desaparecido casi por completo; y segundo, porque aprender a “cazar” de la basura o bajo un puesto de comida ambulante, nada tiene que ver con la cacería que los perros salvajes solían hacer. De hecho, para la Real Academia de la Lengua Española, la palabra “feral” es un adjetivo en desuso que significa “cruel o sanguinario”. Es probable que el término moderno lo hayan empezado a poner de moda algunos sectores gubernamentales que buscan advertir, de manera alarmista, el riesgo que constituyen las manadas de perros callejeros, que ­–en la defensa de su territorio– pueden comportarse agresivamente si se les provoca.

Algunos naturalistas especializados suelen decir que no hay mejor criador que la naturaleza. Y seguramente tienen razón. En cada especie, los individuos con las mejores características son los que sobreviven y los que mayores oportunidades de reproducción tienen. Esto se aplica de manera muy especial a los perros Mestizos.

Por ejemplo, es probable que un perro que se crió en la calle desarrolle una flora intestinal más fuerte, al acostumbrarse a comer cosas en mal estado o sucias, y es factible que herede esta característica a sus cachorros, los cuales podrían tener, por ejemplo, un oído más agudo y reflejos más desarrollados si la madre también vivió en las calles y aprendió a cuidarse de los autos. A esto añadimos el factor social, o sea el aprendizaje que además enfrentan si efectivamente sobreviven mucho tiempo en la calle.

Todos los trucos o mañas que un perro debe aprender en la calle son esenciales para su sobrevivencia. Primero, asegurar el alimento, encontrar un lugar de abastecimiento constante o incluso saber guardarlo. Después, protegerse de las amenazas vivas y las climáticas; hallar un lugar que les proteja de la lluvia o el frío, del extremo sol, de las polvaredas o los gases contaminantes.

Cuando juntamos los dos grupos de características que hemos presentado, tenemos un ejemplar con altas probabilidades de ser un gran perro. Si genéticamente nació con un organismo resistente, las enfermedades estomacales, infecciones y problemas de piel, serán muy raros, pues ha desarrollado anticuerpos y defensas naturales a estos problemas. Si socialmente ha aprendido lo difícil que es encontrar alimento, apreciará rápidamente un plato de croquetas constante, que significa alimento sin riesgo, sin necesidad de “cazarlo” o robarlo. Su casa, aunque sea sólo un rincón de tu hogar, será para él un refugio seguro, cerrado a otros perros más grandes y protegido de las inclemencias climáticas.

Ahora bien, te estarás preguntando ¿acaso el perro Mestizo, rescatado de la calle, es perfecto? No. Por supuesto, sería irresponsable de mi parte hablarte de un ejemplar sin rango de falibilidad. En los perros Criollos también pueden existir enfermedades genéticas o congénitas, tendencia a algún problema de salud y conflictos de comportamiento o socialización, pero lo cierto es que con gran frecuencia resultan perros fuertes, inteligentes y de excelente compañía.

A continuación enlistamos algunos mitos comunes sobre los queridos Mestizo.

Mitos

Mito: Es agresivo, está acostumbrado a ser libre y cuando se aburra de mi casa me va a desconocer.

Falso. Los perros en general no tienen necesidades de cambio por gusto. Se divierten con la convivencia y eso es suficiente. No conocen el concepto de aburrimiento por monotonía. Mientras tengan casa segura y comida y agua constantes, defenderá el lugar y agradecerá la oportunidad de tenerlo. En esas condiciones puede pasar toda su vida.

Mito: Está acostumbrado a restos de comida cocida, carne, pollo, tortillas. No va a querer las croquetas.

Falso. El criollo de calle está acostumbrado a comer lo que encuentra. Al principio puede no sentirse atraído porque las croquetas tienen un aroma menos intenso que otras comidas, pero en cuanto entienda que es comida segura y que no le provoca ningún daño al organismo, apreciará las croquetas como el mejor alimento.

Mito: Son huraños y temerosos, no querrá socializar con otras mascotas.

Falso. Con mayor frecuencia los perros Criollos son líderes en un grupo de mascotas, están más pendientes de las necesidades, regaños o indicaciones de sus amos y, aun cuando no entiendan a la primera tus palabras, intentarán adivinar para complacerte y seguir gozando de tu compañía. Además están acostumbrados a vivir cerca de otros perros, por lo que socializan en casa o en el parque con mayor facilidad.

Mito: Al sentir casa cómoda se volverá consentido y caprichoso.

Falso. Difícilmente olvidan lo duro que es vivir en la calle, por lo que es probable que algunos elementos les recuerden su vida dura y los atemoricen –como la lluvia, los truenos o los autos–, pero al mismo tiempo esto les ayuda a revalorar su nuevo hogar cada vez que regresan de un paseo, lo cual se traduce en un agradecimiento constante, casi eterno.

Mito: Traen consigo enfermedades raras, bacterias que enfermarán a otros miembros de mi familia.

Falso. Con los cuidados habituales como vacunación y desparasitación periódicas, no presentan problemas distintos a los de cualquier raza. Al contrario, como mencioné antes, suelen ser más resistentes a contagiarse de otros o enfermarse de cosas simples, como problemas de estómago y piel.

Además de todas estas ventajas, debo subrayar que al adquirir un perro criollo tendrás a un ejemplar único, especial por su individualidad y características propias.

Se calcula que en todo nuestro país existen unos 10 millones de perros en situación de calle, de los que más del 90 por ciento son Criollos o Mestizos. En los muchos refugios oficiales e improvisados de México, puedes encontrar y conocer a la mascota perfecta para ti. Acude especialmente a uno de los refugios “libres”, aquellos en donde –por turnos o de modo permanente– están los perros sueltos en patios. Así podrás ver su temperamento y sabrás si puede socializar fácilmente. Son amigos gratuitos que, a cambio de tus cuidados, te otorgarán toda una vida de cariño y agradecimiento, características que ningún dinero puede comprar.