Archivo de la categoría: Causa y Efecto

Washington D. C. censará a todos los gatos


Un proyecto único y ambicioso ha cobrado vida en la capital de Estados Unidos. Lleva por nombre “DC Cat Count” y su objetivo es obtener un censo de la población gatuna que habita la ciudad de Washington D.C.

Con una inversión de 1.5 millones de dólares y una duración de tres años, esta iniciativa busca obtener un registro de la población felina que vive tanto en casas como en calles para diseñar estrategias más adecuadas que permitan el manejo, rescate y cuidado de los gatos sin dueño.

En esta ardua tarea suman esfuerzos instituciones académicas  y organizaciones de protección animal, las cuales son: Humane Society, Humane Rescue Alliance, Smithsonian Conservation Biology Institute y la fundación PetSmart Charities.

En diferentes barrios de la urbe han sido instaladas 60 cámaras fotográficas con sensores infrarrojos que capturan imágenes al detectar el menor movimiento de animales, sean gatos, ratas o ardillas. Un equipo será el encargado de analizar dichas imágenes por sector, distinguir entre felinos que sean muy parecidos en color y tamaño, y realizar el conteo.

La Presidenta y Directora Ejecutiva de Human Rescue Alliance, Lisa LaFontaine, destaca que “el manejo de los gatos en las comunidades puede ser un tema controvertido” y agrega “este esfuerzo conjunto proporcionará programas para tener menos gatos callejeros”.

La participación de los ciudadanos también será muy importante en este proyecto, pues se trabaja en una aplicación móvil que estará lista a finales de este año, en la que los residentes podrán informar cuántos gatos tienen y subir fotos de los mismos, además de notificar aproximadamente cuánto tiempo pasan los felinos fuera de sus viviendas cada día. También se reportará la existencia de gatos callejeros mediante imágenes tomadas desde distintos ángulos en zonas específicas.

De 2008 a la fecha, más de 16 mil gatos ferales han sido esterilizados en Washington D.C. y, de acuerdo con las estadísticas, cada año son adoptados hasta 3 mil felinos. En el 2021, la capital de Estados Unidos contará con un censo gatuno que muy probablemente servirá de ejemplo para extender el proyecto a otras ciudades no solo del país, sino del mundo entero.

Anuncios

El daño de amarrar a un perro mucho tiempo


Es una constante conocer casos de perros que pasan gran parte del día amarrados ya sea en el patio de su casa o afuera de algún comercio. Aunque las razones pueden ir desde el maltrato y el desinterés, hasta el hecho de no querer dejar solo al can durante horas laborales, se debe reconocer que limitarle el espacio en que se desplaza puede afectar gravemente su salud.

Reducir su área de desplazamiento impide que nuestro perro interactúe y sociabilice con otros animales, además disminuye drásticamente su movilidad y actividad física, lo priva de llevar a cabo acciones inherentes a él como olfatear y explorar, y lo confina a pasar el tiempo en un lugar donde convergen heces, orina, agua y comida.

Según expertos, los perros pequeños necesitan moverse constantemente en un espacio de mínimo 80 metros cuadrados, mientras que los grandes en uno de más de 200. El espacio en el que se desenvuelve un perro es de vital importancia ya que debe brindarle las condiciones necesarias para su crecimiento y bienestar, pues de lo contrario podría generarle problemas físicos como atrofia muscular, y psicológicos como agresividad, estrés y ansiedad.

Se llama atrofia muscular cuando algunas partes del cuerpo se adelgazan debido a una pérdida de masa provocada entre muchas otras causas por la inactividad o el poco uso de las articulaciones y extremidades.

Restringir el libre movimiento de un perro ocasionalmente puede ser necesario si el objetivo es evitar que escape o mantenerlo seguro mientras sus dueños realizan alguna actividad de riesgo. Sin embargo, se debe procurar que esto sea por poco tiempo y que el collar y la correa colocadas sean cómodos y de un material adecuado como nylon, cuero o tela. Lo más importante siempre será dar una buena calidad de vida a nuestro perro, lo que incluye que tenga un sitio donde pueda moverse con plena libertad.

¿Te dicen algo sus orejas?

Toxoplasmosis. “¡Deshazte del Gato!”


Si estás embarazada esto te interesa. Infórmate con ciencia, y no solo con dichos y creencias, antes de tomar una decisión equivocada.

Mitos y realidades entre un gato y el embarazo.

 

Texto compartido por la MVZ Erika Flores Reynoso

La toxoplasmosis es una infección causada por el parásito Toxoplasma gondii. Este parásito está presente alrededor del mundo y vivimos con él todos los días. La mayoría de las personas se infectan alguna vez en su vida sin siquiera saberlo, y después de esto permanecen inmunes el resto de su vida aún cuando vuelvan a estar en contacto con el parásito.

La forma más común de infectarse es comiendo carne cruda o mal cocida, al manipular tierra en labores de jardinería o simplemente al manipular carne cruda cuando se está preparando.

Es cierto, una persona también pueden infectarse si no se lava las manos apropiadamente después de limpiar el arenero del gato, y de ahí su asociación con este animal, pero hay que apuntar que los gatos arrojan el parásito en sus heces únicamente durante 2 semanas en toda su vida, por lo que las probabilidades de que alguien se infecte por tener un gato como mascota son realmente muy bajas, porque además el gato tendría que tenerlo, lo que no es obligado.

¿Es necesario deshacerme o alejarme del gato si estoy embarazada?

¡Por supuesto que no! Si ya has tenido gatos años antes de estar embarazada, la probabilidad de que seas inmune a la toxoplasmosis es muy alta y, por lo tanto, el gato no representará ningún riesgo para tu embarazo. De cualquier forma es muy sencillo mantenerte a salvo de la toxoplasmosis:

* Si puedes evitar limpiar el arenero de tu gato, hazlo. Si no hay nadie más que lo pueda hacer, colócate guantes y lávate las manos con jabón al terminar.

* Limpia el arenero diariamente, pues aún si el parásito se encontrara en las heces de tu gato, este carece de capacidad infecciosa durante las primeras 24 horas de haberse depositado.

* Evita dejar a tu gato suelto fuera de casa donde pueda ingerir roedores.

Mejor alimenta a tu gato con un alimento comercial, el cual está balanceado.

* Mantén a tu gato con buena salud, recuerda vacunarlo anualmente y desparasitarlo tan frecuentemente como lo sugiera tu médico veterinario.

* Esterilízalo, aliméntalo adecuadamente y dale mucho amor.

¿Cómo puedo evitar la infección? ¡Con reglas muy sencillas de higiene básica!:

* Procura que toda la carne que consumas esté bien cocida y/o haya estado congelada a -15°C, esto elimina el toxoplasma.

* Después de manipular carne cruda, lava tus manos y utensilios de cocina con agua y jabón.

* Lava los vegetales con agua y jabón, o cocínalos antes de comerlos.

* Lava muy bien tus manos con agua y jabón después de limpiar el arenero de tu gato, trabajar con tierra o realizar labores en el jardín.

Hechos:

* Tienes muchísimas más probabilidades de contraer Toxoplasmosis por consumir carne cruda o mal cocida, que por tener un gato.

* Con higiene básica puedes tener un embarazo saludable en compañía de tu gato.

Si tu médico no está familiarizado con esta información, por favor visita:

http://www.cdc.gov/parasites/toxoplasmosis/gen_info/index.html

y recomiéndale a él también expandir su conocimiento interdisciplinario sobre el tema. La cultura es algo que no debemos dejar de ambicionar, sin importar lo mucho que ya hayamos aprendido.

Autor: MVZ Erika Flores es Médico Veterinario por la UNAM con experiencia en animales de compañía, fauna silvestre y animales de compañía no convencionales. Trabaja para el Fondo Internacional de Bienestar Animal IFAE desde 2010. Puedes escribirles a eflores@ifaw.org

La incomprendida etapa del Perro Adolescente


Lo que fue un cachorro adorable…

En la mañana del 25 de diciembre, niños, jóvenes, e incluso algunos adultos, se despiertan con ansiedad a revisar los regalos que les esperan bajo el árbol de navidad, envueltos, escondidos, en cajas engañosas que evitan adivinar su contenido. Y es que en esta tradición, el factor sorpresa es fundamental.

Algunas veces, unas de esas cajas emiten un sonido agudo, como un rechinido, pero se repite y se escucha con más claridad… como un llanto pequeñito. La caja se mueve un poco, se escuchan patitas en el fondo… ¡Ha llegado un cachorro de regalo!

Y este momento mágico puede ocurrir también menos de 15 días después, a la llegada de los Reyes Magos.

Si te ocurrió recientemente, o conoces a alguien que le pasó ese momento genial, es probable que los cachorros de esos días ronden hoy los 6 meses, por lo que están entrando en una época donde corren un gran riesgo: ser abandonados.

Sí, lamento ser tan frío al cortar nuestra historia feliz, pero en Junio estamos en los meses límite de la tolerancia para muchas personas que no lo pensaron correctamente antes de recibir a un cachorro de regalo, y en estos meses están enfrentando una etapa complicada, pero sobre todo incomprendida, en la vida del perro: la adolescencia.

Hoy es un desesperante adolescente…

La ternura del cachorro de 2 y 3 meses ha comenzado a cambiar, estirándose en un cuerpo relativamente más larguirucho y endeble. Camina “como Tribilín” (o Goofy, para las nuevas generaciones), estirando las extremidades con torpeza, pero con más fuerza que antes, calculando mal las carreras y el punto donde debe frenar; intentando saltos a lugares absurdos, bajando escalones con miedo o con demasiada audacia.

Y por supuesto, ha empezado e explorar su mundo con todas sus herramientas ya, pues ahora tiene uñas más fuertes; sus patas pueden rascar el piso y los sillones con fuerza que antes no tenían; la cantidad de desechos que puede arrojar es cada vez mayor y, desde luego, tiene un juego dental y una mandíbula que apenas está encontrando sus funciones y su potencial.

Por eso nos arriesgamos a que estos cachorros, que fueran motivo de tanta alegría hace unos meses, ahora cambien el final feliz, por un poco de impresión y tolerancia, condenándolos al abandono.

Abandonar a un animal no significa solamente dejarlo en la calle o en un bosque. El abandono tiene muchas formas de disfrazarse, pero en todas hay un factor común: nuestro amigo va a sufrir.

Desde luego es más grave (y por cierto, en muchas ciudades es delito) abandonar a un animal en la vía pública o en un parque o baldío, pero también el entregarlo a un centro de control canino, un albergue u otra casa en donde sea relegado a una azotea, es abandono. El cachorro ha pasado meses al lado de las mismas personas, ha jugado con ellas y ha encontrado una sensación de pertenencia a su espacio, a su olor, a los colores del lugar, a los ruidos. Cambiar todo eso de la noche a la mañana, enfrenta toda su comprensión. Se pregunta “¿Qué hice? ¿Por qué se van?” y más aún “¿Cuándo van a regresar?”, pregunta con la cuál se quedará mucho tiempo, a la esperanza de que su vida retome el camino que llevaba.

Y esta tendencia se nota con facilidad en los albergues y a través de las Asociaciones protectoras de animales, que justo entre marzo y junio, recogen más perros jóvenes que en ninguna otra época del año. Esos perros que dejaron de ser el tierno cachorrito, para convertirse en un fuerte y curioso perro.

Lo peor es que esta desesperación por el comportamiento del “tremendo” perro adolescente, podría ser aliviada con un poco de conocimiento, empatía y sentido común.

Veamos algunas cosas a considerar:

Recuerda: es temporal.

Es quizá la característica más importante a tener en mente. No importa cuánta energía parezca que tiene el cachorro, se va a reducir con el tiempo. No existen perros “malvados” o “traviesos” porque esa sea su personalidad. Cuando llegan a la etapa adulta, todos los malos comportamientos se reducen, y muchos, se apagan por completo (y claro, tú influirás mucho para que sea más rápido y mejor ese cambio). Aunque las etapas de juego de los cachorros varían con cada individuo, y tienen mayor disposición dependiendo de su genética, la verdad es que todos los perros, entre los 6 y los 24 meses, son animales de energía, juego y exploración.

Es normal

Esto último, la exploración es la responsable de aquellas cosas que llamamos simplemente travesuras. El perro está explorando todo, desde su cuerpo hasta el entorno, y para ello no hay otra forma más que la de intentar y equivocarse. A diferencia de nosotros, no pueden sentarse a escuchar toda una lección de cómo funcionan las cosas y que consecuencias pueden tener ciertos actos, y quedar satisfechos con “la teoría”.

Además los músculos duelen, o por lo menos se sienten extraños al crecer, y aunque sea muy paulatino, el cuerpo lo resiente. El cachorro se está dando cuenta que alcanza a brincar más alto, que ahora puede ver el mostrador de la cocina, o que con sus patas puede abrir cosas que antes estaban totalmente cerradas para él. Esa curiosidad es incontrolable, y si los jefes de la casa no le enseñan las cosas que puede o no intentar, él las intentará todas. Es la forma en la que todos los seres nos desarrollamos y evolucionamos, encontrando el mejor nivel de nuestras propias capacidades, para un día usarlas en algo más importante.

Es corregible

Los cachorros necesitan probar las cosas, y eso tiene un riesgo. Desde luego eso no significa que debes permitir todas las cosas que quiera hacer alguna vez. Por ejemplo, no necesita caerse por la ventana para que entienda que tiene consecuencias, pues esa consecuencia puede ser fatal. En su lugar, le enseñamos que asomarse demasiado a la ventana tendrá otra consecuencia: nuestro regaño en forma de grito y amenaza (jamás con golpes), y con eso nuestro amigo no debe necesitar conocer la otra consecuencia. Lo mismo aplica para morder cables, lamer enchufes, explorar vidrios o bajarse de la banqueta.

Pero incluso así, habrá cosas que no podremos evitar que tengan consecuencia, y eso le hará aprender. Si algún día se encuentra con el fuego, puede que no alcance a sentir el calor que duele antes de que se quemen algunos pelos, o es probable que le pique algún pequeño insecto al que persigue, sin que lo veas, y el dolor de la picadura le enseñará a no hacerlo de nuevo. Sólo necesitas estar atento a lo que hace frente a ti, lo que escuchas cuando está lejos, y lo que le dejas a la mano cuando lo dejes solo. Ponte en su lugar y pregúntate: “Si me aburriera, ¿trataría de morder esto?”

Es un buen momento

El que tenga tantas ganas de explorar, lo hace también el mejor alumno del mundo. Nada le hará más feliz que explorar a tu lado. Eres su maestro, su jefe, te admira y quiere que lo admires a él. Aprovecha cada paseo para relajarte verdaderamente viendo el mundo a través de sus ojos.

Cuando veas un bicicleta, permite que se acerque a olerla, a descubrir de qué está hecha. Si te es posible pide al dueño de la bicicleta que la monte y tu cachorro vea cómo empieza a moverse lentamente.

Acompáñalo a descubrir lo que son los arbustos, los árboles, otros perros, la gente, los lugares a donde puede entrar, y a los que no, el agua, la tierra. Hazlo a su lado, con su correa puesta, para que evites riesgos de que coma cosas en mal estado o moleste a alguien más, pero ayúdalo a que conozca el mundo lo más que se pueda.

Además claro, es el mejor momento para recibir una educación. Costea de una vez entrenamiento y escuelas caninas. Cualquier inversión en ellas, será de gran beneficio en poco tiempo.

Lo vas a extrañar

Y me refiero a este momento, esta etapa, créeme. Una vez que pase esta etapa de gran energía y exploración, el jovencito empezará a definir su carácter más claramente, ese que lo acompañará los siguientes 10 o 15 años. En mucho influirá todo lo que viva en estos meses de adolescencia, pero verás una forma de ser mucho más estable y consistente después de los 2 años de edad.

Una vez pasada esta etapa, las horas de juego se van a reducir naturalmente, y la energía también, de manera paulatina. Con la injusticia del poco tiempo que un perro vive, en comparación con nosotros, es muy probable que tú aún quieras jugar, aunque de una manera distinta, cuando tu perro sea adulto mayor… y te aseguro que extrañarás todo lo que solía hacer ese cachorro juguetón.

No te prives de convertir esta etapa en un montón de recuerdos divertidos. Te aseguro que dentro de 10 años, no vas a extrañar los zapatos que no alcanzaste a quitarle, el control remoto que dejaste junto a su cama, o el vaso que pusiste a la orilla de la mesa y el quiso probar. Vas a querer platicar con tus amigos y familia de esas ocasiones, riéndote de cómo les asustó el ruido, lo que creyeron que pasaría y lo que vivieron para corregir el error después.

El cachorro, el perro adolescente, está en la búsqueda de cosas nuevas, y ama la posibilidad de encontrar y dominar cada sorpresa que el mundo le depara, pero a ninguna de esas cosas, las ama más que a ti. Tu compañía y tu presencia son lo más importante, y verlo crecer a tu lado, vale todo el esfuerzo de ser tolerante hoy con él.

No abandones el esfuerzo.

 

 

Recuerda:

Más del 50% de los perros extraviados, se pierden antes de cumplir los 3 años de edad. La energía y la curiosidad, pueden ser mala combinación. Nunca permitas que salga a la calle sin una placa.

 

Los animales de los Circos están muriendo. ¿De quién es la culpa?


Paco / Claudia

Tras la puesta en vigor de la Prohibición de uso de animales en espectáculos, como el Circo, mucho se ha empezado a barajar el destino que tendrán estos animales, y sobre todo, de quién debe ser culpado de él, cómo si en realidad fuera eso lo más importante.

Y es que todo el mundo se queja del maldito gobierno y de los locos animalistas inhumanos que presionaron para que se prohibiera el uso de animales en los circos, porque AHORA, hay muchos de ellos en mal estado y es nuestra culpa. (Claro, AHORA, porque ANTES de esta prohibición, todos esos animales estaban en perfectas condiciones, ¿cierto?)

Esto no es vida

Muchas personas, que estamos seguros tienen el corazón en el lugar correcto, se han dejado llevar por una falacia Post hoc, ergo prompter hoc. Es decir, un razonamiento en el que sólo porque un hecho sucede a otro, automáticamente, el segundo debe ser provocado por el primero:

1. Se puso en vigor la Ley.
2. Los animales se están muriendo.
R= Los animales se mueren por culpa de la ley.

Pero se llama FALACIA, porque es FALSO. Un argumento no se puede enjuiciar con tal simpleza, porque se eliminan a todos los demás factores y actores que intervienen entre un proceso y otro.

Veamos esto con un poco más detenimiento:
Propuesta del gobierno: Transitorios: Segundo. Los circos presentarán a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de forma inmediata una base de datos que incluya el número y características de los ejemplares de vida silvestre que posean. Estas bases de datos se pondrán a disposición de los zoológicos del país para que éstos estén en posibilidades de seleccionar a los ejemplares que sean susceptibles de ser integrados a sus colecciones. Los ejemplares de vida silvestre incluidos en las bases de datos a que hace referencia el párrafo anterior que no sean seleccionados por los zoológicos, podrán ser entregados por sus poseedores a los Centros para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre pertenecientes a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales con el objeto de que no impliquen gasto por concepto de manutención de animales que ya no podrán ser utilizados en sus centros de trabajo.

Esto tiene un poco de planeación. ¿No? Claro, si te pones a hacer una lista de tus animales y haces el trámite de envío, aún mientras, si quieres, peleas por que esa ley no pase. Pero si te empecinas en creer que lograrás parar una ley y no tienes la mínima intención de Plan B, te agarrarán las prisas, como es tan común entre los mexicanos, y sólo te quedará quejarte.

Propuesta de los cirqueros: Papá gobierno, tus zoológicos no me aceptan a los animales (quienes me dieron de comer por años), entonces los voy a dejar morir a la mitad de un paraje, para que la opinión pública te castigue. ¿Lo peor? Parece que surtió un poco de efecto, pues durante semanas se pudieron hallar notas “informativas” sobre la maldad de una ley mal planeada, y la desesperanza de los pobres y nobles cirqueros.

Sí, “informativas” entre comillas, porque hasta parece que algunas tenían una paga detrás, o un patrocinador, pues casi eximían a los dueños de esos animales de su responsabilidad, como si esos animales hubieran llegado a sus manos por obra de la naturaleza, los hubieran protegido de una tormenta y se hubieran puesto a hacer actos estúpidos, como saltar de un cubito a otro, o a través de una aro de fuego, por decisión propia.

Realidad: Los circos y los cirqueros mismos fueron mantenidos por años con el sufrimiento de los animales. ¿Cuántas veces vimos fotos y videos de animales famélicos? Las 5 libertades de estos animales fueron violadas minuto a minuto, eran “dietados” por días para entrenarlos, vivían en jaulas en las que apenas podían moverse, (sobre todo los felinos, a los que no podían hacerles un corral como a las llamas, eran golpeados, no vivían libres de angustia ni de dolor, y mucho menos tenían la posibilidad de expresar sus conductas naturales. Vivir así, no era vida.

Y algunos todavía se sentían “amantes de los animales”, porque quizá los admiraban, o demostraban ese “amor” malentendido, con muchas caricias. Pero la falta de libertad, no deja espacio para “AMAR”. No se puede secuestrar a una persona en su departamento, y pretender con besos, flores y regalos, compensar la soberbia de creerse “su dueño”.

¿Qué dieron a cambio los animales de esto? Dinero, mucho dinero, con lo cual la gente podía comer, vestirse y salir a divertirse. ¿Qué va a pasar con ellos ahora que “YA NO LES SIRVEN”? Dejarlos morir para castigar y dar escarmiento.

¡Pero es que ya no los puedo hacer trabajar! ¡Y he sido domador de leones toda mi vida! ¡No sé hacer otra cosa! Y claro… como los seres humanos tenemos capacidades tan limitadas y cerebros tan poco plásticos, no puedo aprender ahorita un oficio o profesión que esté dentro de la ley, ¿verdad? ¿O estará involucrada algo de pereza?

No se vale, lo que deberían ponerse a hacer es mejorar los shows para poder alimentarlos como ellos lo hicieron antes. Esto no es algo que saben desde hace 80 días, es algo que se viene dando en todo el mundo. ¿Tomaron previsiones? ¿NO? Pues debieron. Ahora no me vengan que lo único que pueden hacer es quejarse y lavar cerebros para que otros los sigan. Claro que no, siguen siendo SUS animales, deben velar por ellos, buscarles hogar en otros lugares del mundo, contactar ONG´s internacionales, o mudarse con ellos a donde les puedan dar una buena vida en el último de los casos, aunque deban hacer algo increíble: dedicarse a otra cosa.

Pero además con este gran “Circo” (ahora sí) están escondiendo la realidad más importante: Se ha CORTADO la cadena. Claro que la última Generación de Animales de Circo que estuvieran durante una transición así, iban a ser parte de un ajuste complejo, pero serán eso: LA ÚLTIMA GENERACIÓN. Si ya no se pueden hacer espectáculos así en nuestro país, no llegarán cachorros nuevos de felinos, paquidermos o ungulados, muchos de ellos de mercados negros o “criaderos” dudosos, algunos incluso en casas y ranchos de delincuentes de otro nivel. Por dura que sea esta reestructuración, será la última, y será una contribución importante para disminuir la caza furtiva de madres, que dejan a huérfanos a merced del mercado negro.

La solución no es regresarlos a la vida miserable que tenían, con las cartas abiertas para comprar más y más y perpetuar el sufrimiento de miles y miles que nacen, se compran y mueren año con año en los circos. YA BASTA de paternalismos, ¿quieres hacer algo? Organízate y busca la manera de ayudar a un animal, podemos juntar alimento mientras se contacta alguna reserva, se puede hacer la diferencia un animal a la vez.

Que todos vivan así

Animales en los medios. Show vs. Ciencia.


colmenares@animaliamagazine.com

Con cada llegada de nuevas tecnologías, nuestro mundo cambia. A la llegada de la imprenta, el mundo se adaptó, tomando sus ventajas y sufriendo sus riesgos. Luego a la llegada del barco de vapor, del telégrafo, del teléfono, de la electricidad, la radio el cine, la televisión, la computadora o la internet.

A cada paso que la humanidad ha dado, las adaptaciones de las sociedades han sido obligadas por una necesidad de explotación y velocidad, a riesgo de que otros lo hagan antes, con otros fines.

Mucho se podría discutir lo que las líneas telegráficas ayudaron a las guerras, el desarrollo de gases venenosos, de la aeronáutica y la energía nuclear. Pero así también se puede hablar de los resultados obtenidos y del aprovechamiento tecnológico para las artes, para la difusión masiva del conocimiento o para la ayuda internacional en tiempos de desastres.

Así pues, cada desarrollo depende de la persona que lo aprovecha y la intención con la que es explotado. Los medios de comunicación masiva, entre los que el conocimiento popular coloca a la radio, televisión e impresos (periódicos y revistas), no han vivido una historia diferente.

Mientras algunas personas los dedicaron enteramente al seguimiento de acontecimientos sociales de índole noticioso, otros lo hicieron a los espectáculos, a los pasatiempos, los deportes, la divulgación científica o el mundo natural.

Lo cierto es que, durante muchos años, quizá casi todo un siglo, los medios masivos estuvieron en manos de unas cuantas personas que podían decidir el rumbo que se tomaba. Los periódicos se monopolizaron en manos como las de William Randolph Hearst, Joseph Pulitzer y otros tantos. El cine fue presa de las grandes corporaciones, después de las disputas de origen entre los Lumiére, Meliés, Pathé y Alva Edison. La Televisión prácticamente nació en contadas manos poderosas, de cuyos monstruos monárquicos aún no ha sido extraída.

Entonces pues, las tendencias de información y de los contenidos mediáticos siempre han estado lejos de ser lo que la gente quiere, tanto como ser lo que los dueños deciden.

Y en este escenario hostil, complicado y agreste, unos cuantos necios fueron cosechando semillas de interés natural y animal. Con paciencia, tenacidad y un poco de utopía en sus ideas, algunos apasionados de la biología, de la exploración, de la medicina veterinaria o sencillamente apasionados de la vida, construyeron los cimientos de la Naturaleza Mediática, que a nuestra generación ha tocado poder explotar y disfrutar, con la enorme responsabilidad de no dejarla desvanecer.

A muchos nos puede parecer natural, común, ver programación sobre exploración, sobre especies animales, sobre rincones poco pisados por el hombre, pero no siempre fue así.

Muchos anónimos explotaron este interés con resultados íntimos, a veces enlatados durante mucho tiempo, carentes de afán comercial y plenos de deseos artísticos. Así como Franz Marc decidiera plasmar casi por exclusivo animales en lienzos coloridos, algunos camarógrafos y exploradores decidieron alejarse de las estrellas de vodevil y la luz de las candilejas, para capturar a estrellas y protagónicos cubiertos de pelos, escamas o plumas.

Décadas de imágenes hermosas, carentes de un mecenas que las convirtiera en económicamente viables, pasaron inadvertidas y casi incógnitas para la mayoría de la población mundial, que asoció a la cámara mágica de la televisión con la productora de semidioses humanos. Galanes y princesas, villanos, héroes y líderes de opinión, cubrieron el espectro completo de la programación mediática.

Sería necio y un gran riesgo pretender hacer un recuento de todas las personas que han estado interesadas en llevar animales y naturaleza a las pantallas, pero por supuesto algunos nombres tienen un sonido más familiar para una mayor parte de la población, gracias a que su necedad y pasión coincidió con una buena recepción, la confianza de algún empresario y el gusto masivo, que les permitió hacer su trabajo de conocimiento popular.

A mi cabeza viene, siempre, la imagen de un delgado y sonriente navegante Jacques-Yves Cousteau, como uno de los primeros que me entregó, siendo niño, animales bidimensionales, que jamás habría imaginado. Tuve la fortuna de oír de su voz (traducida, pero en mi cabeza ESA será siempre su voz) cómo se comportaba un tiburón, antes de que un director fantasioso me diera un estereotipo del asesino marino. Conocí con él a seres que parecerían de otro planeta, como la medusa o el pez piedra, y aprendí de coexistencia con la anémona y el pez payaso.

Las noches de Costeau, programadas por la escueta televisión nacional e impulsadas por mi genial padre, se hicieron parte de mí a la par que las cientos de caricaturas y programas infantiles. Y afortunadamente no sólo fueron Costeau y papá.

Estaban en la televisión también Odisea Burbujas, con Mafafa la lagartija, Mimoso Ratón, Patas Verdes el sapo y Pistachón Zigzag (responsable de que no corriera, de niño, de los abejorros). Estaba María Elena Hoyos, necia a salir en televisión con su chimpancé en brazos. Estaba el gato GC, que con la ecología luchaba en contra de la ignorancia o los serios documentales de la BBC, en donde aún puedo ver a la lagartija corriendo por el desierto.

Y luego llegaron las explosiones mediáticas que no podía creer, como el nacimiento de Discovery Channel, en 1985 (aunque México no lo vería más que por televisión de paga muchos años después) y su rincón especializado, Animal Planet, creado en 1996. Con éste último, la aparición de maestros del freeanimal-show, como Steve Irwin, Jeff Corwin, el más reciente César Millán y hasta Zaboomafoo.

Se puede o no estar de acuerdo con algunas de las técnicas que utilizan, pueden ser objeto de crítica, estos programa y muchos más, pero lo cierto es que su popularidad, tenacidad e insistencia, han abierto los ojos corporativos hacia los animales y la naturaleza, otorgándonos a nosotros, como público, la posibilidad de encontrar estos contenidos en donde regularmente sólo se hallan estrellitas y héroes ficticios.

Hoy, cómo público, tenemos la opción de acceder a ellos y como ciudadanos globales, la obligación de hacerlos un consumo frecuente, para demostrar a estas empresas que han tenido razón en su insistencia, que queremos que sigan de necios.

@pacocolmenares

@animaliamag

@redmascotamedia

Amigos de Sangre. Las Transfusiones.


Existen muchos tipos de donaciones.  Donamos ropa,  juguetes, dinero, comida, incluso sangre.

¿Te has puesto a pensar qué podría donar tu mascota? Puedes ayudarlo a compartir croquetas, correas de paseo, juguetes, shampoo para baño…y también: sangre.

¿Te sorprende la idea?  ¿Crees que las transfusiones sanguíneas son asunto exclusivo de los seres humanos? ¡Te equivocas!

La hemoterapia o transfusión de sangre es un recurso terapéutico  por el momento irremplazable que se realiza de urgencia y  suele ayudar a la recuperación de los pacientes e incluso a salvar sus vidas.

El MVZ Israel Alejandro Quijano explica que la transfusión sanguínea es una técnica útil en casos de anemia, pero tiene reacciones adversas por lo que se debe actuar con cautela cuando haya que realizar una.

Como dato curioso ¿Sabías qué la sangre de nuestros perros y gatos tiene características muy similares a la humana? Con la diferencia de que existen mayor cantidad de grupos sanguíneos y esa es la principal limitación a la hora de realizar una transfusión.

El doctor Quijano, menciona que el uso de sangre como terapia no es difundido en nuestro medio, porque se considera complejo y riesgoso, pero con la  práctica y el material necesario para realizar las transfusiones éstas serán un recurso más frecuente en la clínica cotidiana.

Este veterinario plantea incluso, la creación de bancos de sangre para perros y gatos como una  necesidad imperiosa en el país, así como redes de donadores que permita tener sangre fresca siempre disponible.

Normalmente se transfunde sangre completa recolectada en bolsas comerciales de donantes sanos  que deberán estar libres de infecciones y parasitosis que se puedan transmitir vía sanguínea al receptor realizando controles sanguíneos previos y exámenes veterinarios generales según la localización geográfica.

Todos los animales en buen estado de salud sin historia de enfermedades graves son potenciales donantes de sangre. Si se trata de un perro deberá pesar más de 25 Kg. y si es un gato más de 4 Kg.

La sangre puede almacenarse en la veterinaria aproximadamente hasta 4 semanas en refrigeración, así que las donaciones regulares son importantes para asegurar que la sangre esté siempre disponible para aquellos pacientes que lo necesiten.

Un perro sano puede donar hasta 450ml y un gato hasta 50 ml. La sangre se transfunde normalmente vía endovenosa lenta controlada aunque se trate de grupos sanguíneos compatibles, por si apareciera alguna reacción transfusional indeseada.

Si es posible es mejor transfundir sangre recién recolectada que es más rica en oxígeno.

La sangre donada será cuidadosamente examinada por técnicos de laboratorio especializados para determinar el grupo sanguíneo y excluir la posibilidad de transmisión de enfermedades sanguíneas. Posteriormente la sangre se conserva en refrigeración hasta que se necesite para realizar una transfusión.

El beneficio más importante es que siempre habrá sangre disponible para la práctica veterinaria.

Preveer y difundir esta práctica, seguramente derivará en un círculo positivo, pues si tu mascota necesita una transfusión, tu veterinario puede salvar su vida gracias a que otro animal ha donado su sangre.