Sillones protegidos y patas a la moda. “Garritas”.


Tener gatitos o perritos en casa es toda una experiencia, te hacen reír, jugar y por supuesto, de vez en cuando, también enojar. Qué bellas son nuestras mascotas. Pero… ¿qué tal cuando en sus juegos se vuelven destructores de tus pertenencias con sus afiladas garritas? Eso ya no suena divertido.

Bueno, pues un grupo de veterinarios en Chile pensó lo mismo y creó “Mis garritas” unas novedosas funditas de resina de vinilo, no toxicas, que se adhieren con un pegamento especial a las uñas de la mascota.

Es importante resaltar que este producto al ser cuidadosamente diseñado por especialistas, y no daña la salud de tu mascota.

La idea surgió, pensando en que sobre todo los gatos, tienden a maltratar con sus uñas, los sillones, manteles, ropa o al jugar con las personas pueden lastimarlas. “Mis garritas” ha sido todo un éxito en Santiago, Chile, donde se venden a través de su página en Internet. Según  testimonios de los compradores las funditas son bastante cómodas y seguras para sus  gatos. Además mencionan que son fáciles de colocar. Y debido a su gran demanda, también se crearon para las uñas de los perros.

“Mis garritas” se encuentran en diferentes tamaños, para gatos y para perros. En diferentes colores como amarillo, negro, azul, rojo, rosa y transparente. ¿Está genial no? Así, protegerás los muebles,  tu integridad física y además tú mascota lucirá súper fashion con color en las uñas.

Si quieres conocer más de “mis garritas” y otros productos checa la página http://www.misgarritas.cl

¡El mundo de las mascotas sigue innovando!

Criollos, Mestizos, mi amigo el milrazas.


El nombre “Criollo” proviene de la palabra Criar y fue usado originalmente durante la época de La Colonia, para referirse a las personas que nacían en nuestro país, teniendo ambos padres españoles. Poco a poco la palabra fue flexibilizando su significado, hasta ser aceptable para denominar a aquellos cuya raza podía ser difícil de identificar debido a que no tenía las características fenotípicas claras hacia ninguna de las razas de origen.

En esta comprensión del término, se comenzó a aplicar hacia nuestros amigos caninos, casi con tanta frecuencia como el término Mestizo, de similar historia. Pero… ¿Cuándo aparecieron los Criollos?

Todas las razas del mundo son actualmente muy distintas a cómo fueron en su origen. Se podría suponer que los primeros perros del mundo eran de “razas puras”, pues se mantenían compartiendo entornos y necesidades similares en la zona donde vivían, por lo que evolucionaron con características muy parecidas.

Sin embargo, las cruzas interraciales también comenzaron de manera natural, cuando algunas manadas de razas antiguas, aún salvajes, iban migrando lentamente a otra zona, hasta toparse con otras manadas diferentes.

Entonces nos encontramos con que el perro criollo y el perro de raza pura, deben tener una antigüedad muy similar: desde siempre.

Es fácil entender que las colonizaciones, conquistas e invasiones humanas, promovieron las cruzas interraciales y aceleraron la proliferación de perros criollos, al traer consigo ejemplares de cierto tipo a lugares lejanos con razas muy diferentes.

En nuestros días hay una costumbre al error en el trato y conocimiento del perro Criollo.

Para empezar, el punto de partida de esta equivocación es la forma en como los llamamos, con términos como “Cruzado”, “Corriente” o “Callejero”.

El primer término, Cruzado, es un uso incorrecto de la palabra y la conceptualización, prácticamente un pleonasmo. El segundo término, Corriente, es desde luego una forma despectiva que enfrenta a un ejemplar con características únicas con uno de características definidas por raza. Eso implicaría un grado de “fineza” en los perros de raza, lo que habla de la calidad morfológica y genética del ejemplar, pero algunos perros Criollos pueden tener características tan buenas, que podrían rebasar la calidad de un perro de raza pura. Finalmente el más común, Callejero, debiera referirse a cualquier perro por su situación de vida, en la calle. No es realmente ofensivo, o no debe tomarse así, pero no explica puntualmente cuando nos referimos a un perro Criollo, además de que es temporal.

En algunos círculos se ha puesto de moda el término Perros Ferales, aludiendo a aquellos que llevan mucho tiempo viviendo en la calle y que han llegado a formar manadas bien establecidas.

El problema con este término es que tampoco puede abarcar a todos, pues estrictamente se debe aplicar a los perros que han nacido en la calle y han vivido siempre en ella, aprendiendo poco o nada de la convivencia con los seres humanos, más allá de verlos como otra especie de la cual cuidarse. De hecho, para la Real Academia de la Lengua Española, la palabra Feral es un adjetivo en desuso que significa Cruel o Sanguinario. Es probable que el término es nuestros días lo hayan empezado a poner de moda algunos sectores de gobiernos que buscan advertir, de manera alarmista, el riesgo de perros callejeros en manadas, que en la defensa de su territorio, pueden comportarse agresivamente si se les provoca.

Hasta aquí la entrega de hoy, la historia y descripción del perro Criollo, en el próximo post hablaremos de las ventajas genéticas y de comportamiento que puede tener un perro criollo.

Mientras eso pasa, queremos leerlos, saber su opinión al respecto.

Y les recomiendo que busquen la próxima edición de la revista Animalia Magazine, en donde extenderemos el tema y hablaremos de algunos mitos al respecto.

No se lo pierdan.

Amigos de Sangre. Las Transfusiones.


Existen muchos tipos de donaciones.  Donamos ropa,  juguetes, dinero, comida, incluso sangre.

¿Te has puesto a pensar qué podría donar tu mascota? Puedes ayudarlo a compartir croquetas, correas de paseo, juguetes, shampoo para baño…y también: sangre.

¿Te sorprende la idea?  ¿Crees que las transfusiones sanguíneas son asunto exclusivo de los seres humanos? ¡Te equivocas!

La hemoterapia o transfusión de sangre es un recurso terapéutico  por el momento irremplazable que se realiza de urgencia y  suele ayudar a la recuperación de los pacientes e incluso a salvar sus vidas.

El MVZ Israel Alejandro Quijano explica que la transfusión sanguínea es una técnica útil en casos de anemia, pero tiene reacciones adversas por lo que se debe actuar con cautela cuando haya que realizar una.

Como dato curioso ¿Sabías qué la sangre de nuestros perros y gatos tiene características muy similares a la humana? Con la diferencia de que existen mayor cantidad de grupos sanguíneos y esa es la principal limitación a la hora de realizar una transfusión.

El doctor Quijano, menciona que el uso de sangre como terapia no es difundido en nuestro medio, porque se considera complejo y riesgoso, pero con la  práctica y el material necesario para realizar las transfusiones éstas serán un recurso más frecuente en la clínica cotidiana.

Este veterinario plantea incluso, la creación de bancos de sangre para perros y gatos como una  necesidad imperiosa en el país, así como redes de donadores que permita tener sangre fresca siempre disponible.

Normalmente se transfunde sangre completa recolectada en bolsas comerciales de donantes sanos  que deberán estar libres de infecciones y parasitosis que se puedan transmitir vía sanguínea al receptor realizando controles sanguíneos previos y exámenes veterinarios generales según la localización geográfica.

Todos los animales en buen estado de salud sin historia de enfermedades graves son potenciales donantes de sangre. Si se trata de un perro deberá pesar más de 25 Kg. y si es un gato más de 4 Kg.

La sangre puede almacenarse en la veterinaria aproximadamente hasta 4 semanas en refrigeración, así que las donaciones regulares son importantes para asegurar que la sangre esté siempre disponible para aquellos pacientes que lo necesiten.

Un perro sano puede donar hasta 450ml y un gato hasta 50 ml. La sangre se transfunde normalmente vía endovenosa lenta controlada aunque se trate de grupos sanguíneos compatibles, por si apareciera alguna reacción transfusional indeseada.

Si es posible es mejor transfundir sangre recién recolectada que es más rica en oxígeno.

La sangre donada será cuidadosamente examinada por técnicos de laboratorio especializados para determinar el grupo sanguíneo y excluir la posibilidad de transmisión de enfermedades sanguíneas. Posteriormente la sangre se conserva en refrigeración hasta que se necesite para realizar una transfusión.

El beneficio más importante es que siempre habrá sangre disponible para la práctica veterinaria.

Preveer y difundir esta práctica, seguramente derivará en un círculo positivo, pues si tu mascota necesita una transfusión, tu veterinario puede salvar su vida gracias a que otro animal ha donado su sangre.

Twitter ha caído en nuestras patas: Puppy Tweets


Y tú ¿qué tan fan eres de las redes sociales?

Actualmente  forman parte de la vida cotidiana de muchas personas, cada día toman mayor fuerza y tienen un mayor número de seguidores. Es el caso de Twitter, esta red donde puedes estar en comunicación constante con muchas personas.

Pero…seguro te preguntarás ¿qué tiene que ver esto con las mascotas?

¡Pues ahora mucho! porque la reconocida empresa de juguetes creadora de la muñeca más famosa del mundo, lanzará al mercado “Puppy Tweets” un juguete que hará que las mascotas entren en dicha red social.

¿Y cómo?

A través de un collar con sensor de movimiento y sonido, el cual al colocarlo al perro y conectar un dispositivo USB a la computadora, interpretará sus actividades y las trasladará a twitter con frases pre-programadas. Por ejemplo, si el perro se rasca con desesperación, en twitter quizá aparezca la frase ¡creo que necesito un baño!

Por supuesto, el dueño deberá crear la propia cuenta de su mascota.

Cabe destacar que Puppy Tweets es catalogado totalmente como un juguete y el  primero dirigido a adultos que la empresa lanza, y será en este 2010 cuando comience a venderse en Estados Unidos.

¿Qué tal?

Pues si eres fanático de la tecnología y de las mascotas tal vez  quieras interactuar con tu perro a través de la red.

Definitivamente la moda y sobre todo la tecnología han llegado hasta a nuestros grandes amigos caninos.

¡El mundo de las macotas sigue innovando!

¿Y por qué amar a otras especies?


Cuando los antropólogos, geólogos o cualquier estudioso de la historia del planeta hablan sobre la existencia de la tierra, la vida o el hombre, generalmente se refieren a cifras que contemplan los millones de años.

Sin embargo, algunos cálculos proporcionales han llevado a trasladar, a manera de ejemplo, la existencia de nuestro famoso tercer planeta a un lapso de 24 horas.

Es decir, si la tierra hubiese comenzado con el primer segundo de un día y nosotros estuviéramos, justo ahora en las 12 de la noche en punto, al final de ese mismo día.

De tomar esta proporción, estaríamos diciendo, por ejemplo, que la vida surgió a las 3 de la mañana, como organismos simples, unicelulares.

Hacia las 5 de la mañana comenzaría el origen de las plantas, es decir los primeros organismos fotosintéticos y hasta la 1 de la tarde, aparecerían los primeros organismos que respirarían propiamente aire.

A las ocho y veinticuatro de la noche aparecen los organismos pluricelulares y a las 9:18, los primeros peces.

De ahí comenzaría la darwinista evolución, aparecerían los anfibios a las 10 de la noche y los primeros mamíferos al 5 para las 11. Los primeros simios aparecerían hasta las 11:50.

¿El primer hombre? Sólo hasta las 11:59 de la noche en punto.

Es decir… el hombre, la especie que evolucionó lo suficiente para formular preguntas y respuestas, lenguajes, herramientas y arte, ha existido en esta tierra durante un minuto de todo un día. Y en algún punto de ese minuto… comenzó a olvidar su origen.

En ese lapso el hombre se desarrolló, domesticó a otras especies, a las que separó de si mismo denominándolas “animales”, aprendió a usarlas para su beneficio y a alimentarse prácticamente de todas ellas.

Y después… una gran parte de esta pobladísima especie humana… comenzó a dejarlas de amar.

Su mente adoptó lo que conocemos como Especieísmo, centrando la existencia del Planeta entera en sí mismo. Es decir, sin mí, la tierra y las demás especies no tienen razón de existir.

Truculenta la mente del hombre, le hizo entonces creer que era amo y señor de la vida misma. Que podía disponer a capricho de la vida de todas las demás especies. Y peor aún, que podía justificar esta acción con su razón, con su ventajosa inteligencia. Lo vio como un derecho de especie. Un derecho divino.

Cuando comenzamos este reportaje, nos preguntábamos como hablar del por qué amar a los animales.

Conforme avanzamos en nuestra investigación, nos dimos cuenta de algo más importante. ¿Por qué aprender a hacerlo, primero? ¿Por qué y para qué amar a otras especies, si somos nosotros la especie que confronta los problemas y soluciones? Si somos nosotros los que sustentamos el girar de este planeta.

Y al tratar de respondernos, entendimos que no se trataba de profesar amor o amistad a otras especies. Hablábamos de mar y ser amigos de nosotros mismos.

Muchos estudios han demostrado que la ausencia de la especie humana en cualquier zona del mundo, implicaría una lenta pero constante recuperación de los ecosistemas. Las especies animales recobrarían número, las plantas se multiplicarían y alimentarían a unos, que a su vez y en su ciclo, alimentarían a otros.

Sin embargo, la ausencia de otras especies en nuestro planeta, está significando una fuerte crisis de equilibrio natural.

Es decir: sin nosotros, las demás especies sobreviven. Sin las demás especies, nosotros no.

Al “hacerles el favor” de amarlas y cuidarlas, estamos amando y cuidando una gran parte de nuestra existencia.

Es como cuidar nuestro estómago, aunque sintamos que el cerebro es el que controla todo. Es cuidar las piernas, aunque sean los ojos los que nos permiten ver el camino.

Amar a las demás especies, o respetar su vida, al menos, es hacer nuestra parte para que futuras generaciones no tengan problemas más serios, como escasez de recursos, falta de alimentos, aguas contaminadas por microorganismos que solían controlar los peces, plagas de insectos que controlaban ciertos reptiles… etcétera.

Enseñar a nuestros hijos desde el inicio de su vida la importancia de amar a los demás serés vivos, es enseñarles a cuidarse a si mismos, amén de lo que además, representa para su desarrollo emocional.

Un niño capaz de pisar “bichos” sin compasión, puede sentirse omnipotente, poderoso, casi “dueño” de esa vida. Después matar un ratón no será tan difícil… un conejo… un perro pequeño… un toro… un león… un elefante… otro ser humano.

Sin ser extremistas o trágicos, realmente la sensibilización hacia la vida comienza con los pequeños organismos.

La vida de cada especie es tan compleja y requiere de tantos elementos en exacta confluencia, que desaparecerla de un balazo o un golpe es brutal, absurdo, pueril.

Amar a otras especies, es sin duda, el primer paso efectivo para convertirse a la postre, en una mejor persona.

El Pie más Grande de la mitología.


Hoy nos vamos a aproximar a pasos agigantados a uno de los mitos más difundidos en el folclore de la cultura norteamericana.

No, no hablaremos de Elvis y su conexión con los extraterrestres. Este miro, de hecho, es más alto que el Rey del Rock, su copete es más abultado, y sobre todo, en caso de usar zapatos, calzaría varios números más arriba que Elvis Aaron Presley.

Sí, hoy seguimos las huellas del Big foot, el Sasquatch… las enormes huellas de Pie Grande.

Pie grande es probablemente uno de los tres mitos, presumiblemente aún existentes, más famosos del mundo.

Es parte del trío Mounstro del lago Ness, Yeti, Pie grande.

Estos tres casos, ubicados en latitudes muy distintas, sobreviven en la cultura popular como posibles mitos. Y son sólo posibles, porque muchos dicen que su existencia es indiscutible.

Ya antes hemos hablado de Nessie, y pronto nos ocuparemos del frío primo del Himalaya, pero por hoy, pie grande entra con paso firme para instalarse en el departamento Animítica.

Pie grande es una especie de humanoide simio, de entre 2 y 3 metros de altura, pies y manos gigantescos y el cuerpo cubierto de un denso pelo café o negro.

Fue visto oficialmente por primera vez, en 1958 y desde entonces, los avistamientos de aficionados, exploradores y campistas, se han multiplicado, llegando a obtener incluso huellas enormes en la tierra, fotografías un tanto borrosas y un enorme número de historias a su alrededor.

Se dice que el Pie grande, puede ser una especie de gorila que se desarrolló un poco más que los simios, logrando incluso pararse prácticamente erguido y alcanzando la estatura de 2 metros y medio.

De alguna forma, Big Foot podría ser el eslabón perdido, como mucho se le ha llamado, entre la especie homínido humanoide más evolucionada, y el ser humano Homo Sapiens, como se le conoce al hombre normal.

También se presume que él y Yeti, el famoso abominable hombre de las nieves que vive en los Himlayas, son parientes cercanos, conectados por el estrecho de Bering.

Lo cierto al respecto, es que Big foot es tan famoso en la cultura de Norteamérica, que anualmente se hacen congresos alrededor de su figura, en donde se presentan las nuevas evidencias sobre el mito, nuevas historias y cualquier parafernalia a su respecto.

Aunque las novelas sobre él y su participación en la ficción sea muy amplia, pocos ejemplos se han quedado suficientemente grabados en la historia de los medios sobre este muchacho de patas grandes.

Fue uno de los primeros grandes invitados a la era Simpson, representado por una confusión al encontrar a Homero lleno de lodo, apestoso y gritón… bueno, aunque las últimas dos sean parte de la naturaleza de Homero.

Marvel Comics diseñó un personaje llamado Sasquatch, al igual que la Compañía Capcom en su videojuego Darkstalkers, pero sin duda el Pie Grande más famoso y querido de la televisión de fin de siglo, fue el aparecido en la serie Harry y los Henderson, en donde una familia con una casa en el bosque, atropella por accidente al Bigfoot, lo lleva a su hogar para sanarlo y aprende a convivir con él, una vez que ya es conocido como el buen Harry.

Este Harry  sonriente, bonachón, amoroso y un tanto ingenuo, disminuyó mucho la imagen violenta y temible que se llegó a tener del enorme mito. Pero no se detuvo ahí, pues hasta una película alcanzó a tener.

Ese es Pie grande, leyenda, folclore o especie humanoide por descubrir, lo que sí le damos seguro, es su diploma y mención honorífica, en el departamento de Animítica.

Terror de los Mares. El Kraken.


Cruzas el oceáno a bordo de un gran barco vikingo, poderoso, de fuerte madera y con marineros expertos… no existe armada naval que se nos resista… cuando de pronto… el barco parece partirse en dos de un solo golpe, lo que hace a la tripulación entera volar y caer al agua… es un caos… en medio del desastre logras subir a un gran trozo de madera y te agarras con todas las fuerzas que te quedan hasta que quedas inconsciente, flotando en medio de la nada…

Despiertas al amanecer, sólo absolutamente, flotando sobre tu balsa improvisada… y el terror continúa.

Podría haber tiburones, mantarrayas, anguilas eléctricas…. Pero a lo lejos ves una isla! Con los brazos cual agotado remo… llegas a su costa y puedes descansar al fin… lo has logrado! A menos claro… que eso en medio de la isla sea… el ojo gigante de la isla… que no es una isla… es el origen del terrorífico accidente… es un Kraken!

El Kraken es probablemente una de las criaturas más temidas por los marineros de todas las eras.Giant Kraken

Propio de la mitología noruega, el Kraken esparció su fama por todo el mundo, apoyado en avistamientos de pobladores alrededor del globo, quienes aseguran haberse topado con un mountroso calamar, tan grande como una isla, y tan feroz como el mar de tormenta.

El Kraken es nombrado por primera vez en La Historia natural de Noruega, en 1752 por el obispo Erich Ludvig Pontopiddan, aunque desde luego es mencionado como el gran mounstro de diferentes nombres muchos años antes.

Octopus KrakenEl Kraken viene al imaginario colectivo, seguramente, como resultado del temor que hubiera provocado a cualquier grupo de marinos un encuentro con un calamar gigante, realidad marina que en abril de este 2008 alcanzó un nuevo record documentado, cuando un grupo de pescadores atraparon a un espécimen de 495 kilos de peso y casi 8 metros de largo. Poco sabemos de esta especie marina, pues vive en profanidades oceánicas insospechadas para el hombre, ahí, donde seguramente aún tenemos un mundo entero por descubrir.

Según la mitología, el Kraken vive en las profundidades del océano, y  cuando sale a la superficie lo hace con ánimos de cazador, ya sea a través de un ataque frontal o con su engaño favorito, flotar pareciendo una isla, a la espera de un descuidado que quiera subir en ella.

Esto fue justo lo que le sucede a Simbad el Marino, en la noche 538 de la famosa historia Las mil y una noches.

Desde luego un mito tan grande (literalemente) ha sido relatado por cientos, y llevado al mundo a través de muuuuchos medios.

El gran escritor Julio Verne hace referencia a él en sus 20000 leguas de viaje submarino, así como lo hace Tolkien en Las Aventuras de Tom Bombadil.

El kraken, como pulpo o calamar de proporciones mountrosas, es parte importante de los videojuegos Marvel Ultimate Alliance, The Legend of Dragoon, God of war 2, Age of Mithology, Fable y Goleen Sun.

El Manga japonés lo convierte en guerrero a través de los famosos Caballeros del Zodiaco, en donde es un general de la Marina de Poseidón, guardián del pilar del Ártico, aunque la forma de su armadura sea de Mantarraya.

Y por supuesto, el más famoso Kraken de los últimos tiempos, viene de la mano de la trilogía Piratas del Caribe, especialmente en su segunda entrega, el Cofre de la muerte, donde el Kraken es un fiel servidor de Davy Jones, llevando incluso a gran Jack Sparrow al fon del mar y de ahí… al fin del mundo.

Sí, debo aceptar que el más reciente es el que aparece en la cinta Furia de Titanes (Clash of the Titans), pero siendo tan mala cinta, me niego rotundamente a hablar de él.

Pulpo o Calamar, el Kraken es sobre todo el resultado de nuestro terror por lo desconocido, y parte de un mundo tan grande, al fondo del océano, que aún se encuentra en terreno de lo ficticio y fantástico.Kraken

 

¡Ve a Kroketas!

El querido Nessie. El mounstro del Lago.


Después de mucho divagar entre los mitos animales que tenemos en el cajón… hemos decidido dedicar la animítica a un grande entre los grandes… literalmente…

Hoy le hacemos los honores al más famoso y escurridizo de los mitos escoceses… el fabuloso mounstro del lago ness: Nessy!!

Pero para hablar de un mounstro tan famoso, debemos empezar por ubicar su casa.

El famoso Lago Ness es un profundo y extenso lago que se extiende algo así como 37 kilómetros a lo largo de las tierras altas, o las Highlands, en Escocia.

Famoso por su morador, el mítico plesiosauiro Nessie, el lago cuenta con interesante características que lo hacen atractivo por cuenta propia.

Para empezar, es un lago especialemente obscuro y turbio en sus aguas, pues el suelo de las orillas es suelto y está en constante movimiento, lo que hace que el agua se torne opaca y con un tono azuloso casi negro.

Además, es el mayor de los lagos interconectados de Escocia, cuya conectividad se debe a que fueron formados hace muchísimos años por un accidente en la tierra, la llamada falla Glen, algo así como una enorme grieta que se formó tras un terremoto en la ahora famosa era del hielo.

Y como llegó Nessie allí?

Pues sabemos que las primeras referencias a un mounstro en el lago, datan de hace casi 1500 años, en un escrito del folklore escocés llamado la Vida de San Columba.

Sin embargo, para los avistamientos modernos, Nessie nació en 1868, cuando el Inverness Courier, un famoso periódico de la localidad habló de un “enorme pez u otra criatura” en las profundidades.

Más tarde, el mismo diario publicaría una historia sobre una pareja de turistas que habrían tenido un encuentro con un mounstruoso ser en su paseo por el lago, el 2 de mayo de 1933, fecha en la que el mito de Nessie comenzaría a recorrer el mundo.

Y sólo dos años más tarde, en 1934, la primera y más famosa fotografía del el supuesto animalote, fascinó al mundo entero.

Hay diversas teorías sobre la especie de Nessie, dadas las descripciones de quienes dicen haberlo visto. La más aceptada y difundida, es que se trata de un Plesiosaurio, un dinosaurio marino que soportó la extinción y se refugió en el lago. De ser así, Nessie sería del tamaño de una ballena jorobada… o sea, 30 metros de los dientecitos a la cola… nadando por ahí? Imagínate!

Esta teoría se fortalece por el hecho de que los mismos plesiosaurios habitaron lo que hoy es Inglaterra y Alemania, pero pierde fuerza si tomamos en cuenta que el lago se mantuvo en estado sólido durante la era del hielo… y Nessie habría muerto allá abajo de frío, y de quietud…

Desde luego, la ventaja que tiene el escurridizo animalón, es que el lago ness está conectado por debajo de la tierra con diversos lagos a lo largo de toda escocia, lo que le permitiría escapar de la vista por más de un camino…

Mucho se ha debatido que Nessie y sus avistamientos no son más que nutrias dejando una estela a la hora de nadar, cocodrilo inusuales, troncos enormes flotando o hasta elefantes de circo que están de paseo.

Mientras los científicos y creyentes se ponen de acuerdo, Nessie es tan famoso que se ha colado a caricaturas como Scooby Doo, los Dinoplatívolos o los mismísimos Simpson, en donde Homero, el jardinero Willy y el profesor Frink, son enviados con la lana del señor Burns a Escocia a capturar al mounstro, en el episodio 224, Monty no me puede comprar amor.

Y desde luego, de manufactura reciente, Nessie se hizo de su propia película: The Water horse, conocida en México como “Mi mascota es un mounstro”, dirigida por Jay Russell, en donde Angus, un niño que vive a la rivera del lago, encuentra un huevo de Nessie y lo cuida hasta que este se convierte en el famoso dino mito del agua.

Así nuestro homenaje a Nessie, que junto con Pie grande y el Yeti, está la terna a los mitos más queridos y buscados de la actualidad. Mientras la fantasía exista, seguiremos nadando la imaginación en las profundas aguas del Lago Ness…

Las Arpías


Hoy dejamos que se acerquen unos mounstros mitológicos multiplicados por tres… y que a decir de muchos, solemos tener al menos una en la familia: Son Las Arpías…

De origen griego, las arpías representan una de esas ensaladas mitológicas, tan aderezadas por varias culturas, que a la fecha poco queda de su imagen básica.

A decir de los griegos, eran hermosas mujeres con una cabellera envidiable. Poseían un par de alas y eran hijas de Electra y Taumante.

Su único carácter maligno, era el encomendado por Zeus, pues debían arrebatarle la comida de las manos a Fineo, un rey que poseía el don de las Profecía, cosa que no le caía bien al jefe máximo de los dioses.

Si embargo, al paso de los años, y tan sólo al cruzar la línea romana, estás ya habían cambiado. Hasta antes de la edad medieval, estaban de acuerdo en que no, no eran hermosas. Se tomó más a pecho su nombre como tal Harpyia, que significa, la que arrebata y se les dio ese carácter absoluto: ladronas horribles, con alas y garras de águila, mezcladas con el cuerpo de una mujer avejentada y poseedoras de un temible grito que ahuyentaba a cualquiera.

Para este momento, tenemos ya a tres arpías más definidas: Aelo, Ocípete y Celeno, las que además eran famosas por haber estado presente en las narraciones de Homero, durante su Ilíada.

Las arpías tienen como única misión y diversión en su vida, molestar a los demás. Su lenguaje son sólo chillidos y murmullos, pero pueden ser tan constantes como molestos. Son vengativas, pero cobardes. Cuando están a solas, huyen y se esconden. En su tercia maligna, pueden seguir durante kilómetros y kilómetros a su presa, acosándole e infectándole con su mal. Se dice que son excelente espías cuando se negocia adecuadamente con ellas y se les llegó a asociar con el laberinto del minotauro.

Actualmente el nombre Arpía es famoso en el reino animal, pues es una especie de águila, del grupo de los Falconiformes. De hecho es la segunda águila más grande del mundo, sólo superada por el águila de las filipinas. Es un superdepredador, que suele alimentarse de monos, perezosos y coatíes, es de plumaje gris y blanco, y de robusto cuerpo que no le impide infiltrarse en las guaridas de sus presas. Suele hallársele desde el sureste de México, hasta el sur de Brasil y el norte de Argentina y es el ave nacional de Panamá.

En el cine animado, las arpías aparecieron de nuevo en la cinta Hércules, de Disney, representadas en su leyenda menos usual, como tres ancianas que manejaban los “hilos de la vida”, decidiendo el final de la existencia de cualquiera, incluyendo la del mismo Hércules o de su galana Megara.

Sin embargo, habrá que decir que las arpías más famosas actualmente son aquellas a las que nosotros mismos les otorgamos dicho mote. La mujer avejentada, familiar, conocida o vecina que parece importarle únicamente la posibilidad de molestar, ensuciar o dañar con su “voz” chillona o sus chismes, es insistente y molesta… pero cobarde.

Cuidado. No hay fórmula mágica contra estos seres. El mismo Jasón y los argonautas, sólo atinaron a alejarlas, espantarlas… y ser más inteligentes al no poner atención a sus terribles chillidos malignos.

Ahora tienes un poco más de información de estos terribles seres, por si algún día, te cruzas con una de ellas.

El Centauro. Montése al mito.


Hoy paseamos por las estepas y las montañas griegas, cunas de tantos y tan importantes mitos, tanto como de filósofos, escritores y hombres de ciencia.

Por aquí, juntos, hemos encontrado a grandes clásicos como Pegaso o el Unicornio.

Bueno, pues los invito a profundizar en el último clásico Equino de la mitología griega: El Centauro.

Los Centauros resultan para los griegos una raza de seres con torso y cabeza de hombre, unidos al cuerpo de un caballo. Estos, y sus versiones femeninas, las centáurides, parecen venir de las montañas de Tesalia, en la parte central de Grecia, justo al pie del Mar Egeo.

Como en todos los mitos griegos, su ascendencia tiene varias versiones, pero la más aceptada, los ubica como hijos de Ixión y Néfele, una nube de lluvia creada por Zeus.

Lamentablemente para los centauros, su concepción común nunca fue amable. Por el contrario, era una raza fincada en la fuerza bruta y los instintos por encima de la razón. Es por ello que para los mismo griegos, la primera representación que se hizo famosa, fue la hecha en bajorrelieves del friso del Partenón, en donde se les encuentra peleando con los lápitas, batalla que al puro estilo metafórico de la mitología griega, parece representar la lucha entre el comportamiento civilizado de la humanidad y los bajos instintos.

Solo un puñado de centauros individualizó su fama y se hicieron de un nombre, quizá por escapar un poco a ese salvajismo y poseer sabiduría.

Folo, Quirón y Neso, son la tercia de centauros más famosa que adquirieron personalidad propia en la pluma de poetas o el cincel de algunos grandes maestros como Miguel Ángel, Rubesn, Bourdelles, Gianbolgona y Pietro Tacca.

Quirón en particular, se hizo famoso, pues al ser inmortal, resultó una tarea muy complicada para el gran Hércules, quien lo hirió clavando una flecha envenenada con la sangre de la Hidra, por lo que después de algunos días de sufrimiento, pidió ceder su inmortalidad a Prometeo y detener ese dolor.

Realmente, la figura de los Centauros en la literatura es de carácter moderno. Probablemente la obra más famosa a su respecto sea El Centauro, de Maurice de Guérin, escrita en 1840. Curioso caso de la mitología griega que pasó con cierta facilidad y resonancia a las plumas latinoamericanas de grandes como Rubén Darío, José Tablada o Luis Urbina.

A nuestros tiempos, quizá la mención más común sea en Astronomía, al hablar de la constelación meridional de Centauro, en donde encontramos a Alpha Centauri, la tercera estrella más brillante de nuestro cielo y la más cercana al sistema solar, a sólo 4.3 años luz de la Tierra. Cosa de un viaje a la tienda de la esquina… para E.T al menos.

Ocasionalmente se le llama Centauro a un jinete, ciclista o motociclista especialmente diestro, que por así decirlo, forma un solo cuerpo con su montura, por lo hábil que resulta.

Salvajes y poderosos, sabios y prudentes, en mármol, en un poema o en una galaxia lejana. El Centauro, gran clásico de la mitología griega… y un invitado más de Animítica.

Información del mundo que te impacta