Todas las entradas por Animal Global

Agencia informativa especializada en fauna y medio ambiente. La información es poder, y tienes el poder de cambiar tu mundo. Nada es inconexo, somos el animal global.

COP21. La inestable lucha contra el cambio climático.


La COP o Conferencia de las Partes es una conferencia que se lleva a cabo anualmente. Nació en 1992 y en torno a esta se discuten temas sobre el cambio climático. Está conformada por 195 países de todo el mundo y trata de trabajar todos los temas que conciernen al cambio climático y el efecto invernadero. Hoy día ya se encuentra en la reunión número 23 y se trata de incentivar a más países a que se unan a la discusión.

Una de las más importantes fue la COP 21 presentada el 12 de diciembre de 2015, con sede en Paris, en la cual se presentó un texto que discute el calentamiento global y cómo las producciones industriales y cotidianas, el uso de automóviles y la aún poca prevalencia de energías renovables de cada país, afectan al aumento de la temperatura de la tierra.  En el acuerdo presentado durante la COP 21, se discutió la importancia de la reducción de carbono, sin que afectara a la economía de cada uno de ellos, lo cual sería un factor importante para su aprobación e implementación. Hoy día es catalogado como uno de los primeros acuerdos universales con un peso histórico relevante. Este plantea que los países con mayor poder adquisitivo tendrían que apoyar a los países en desarrollo, para poder llevar a cabo acciones para la reducción del carbono, amén de la aportación de US$100 millones que se comprometieron a hacer anualmente para mitigar los efectos económicos y apoyar la transición.

La gran meta de este es reducir 2 grados centígrados para el 2020, objetivo que se catalogó como uno de los más significativos, y el presidente de Francia, François Hollande invitó a seguir cuestionando para llevar a cabo más medidas y acciones fuera del marco del COP21, e ir asegurando una reducción mucho mayor del objetivo acordado.

El 21 de Abril de 2016 se llevó a cabo la firma del documento, aprobado por la mayoría de los países asistentes a la conferencia, con el acuerdo de hacer una revisión del mismo cada 5 años. Desde entonces varios países se han unido a la discusión para tomar partido de las acciones contra el efecto invernadero, mientras que este año vimos la salida de Estados Unidos, bajo las órdenes de su actual Presidente Donald Trump.

El día de hoy se cumplen 2 años de la firma del acuerdo, el cual sería firmado para su implementación el 21 de abril del año siguiente. Si deseas saber más sobre el tema dale un vistazo a éstas páginas:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151211_cumbre_clima_paris_cop21_acuerdo_az

http://www.cop22.org/about/about-us/

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/11/151129_cumbre_paris_cop21_guia_az

http://unfccc.int/bodies/body/6383.php

 

 

Anuncios

Cómo saber si tu perro come lo que realmente necesita.


Visita El Croquetón

No se necesita ser nutriólogo para darle a tu mascota la cantidad adecuada de comida. Aunque no todos los alimentos son iguales, queremos que puedas calcular con éxito lo que tu amigo necesita.

Atención: si tú sólo quieres que te digas “cuántos vasitos” de croquetas necesita, este artículo no es para tí, y sinceramente, quizá alimentar a la mascota de la casa no debería ser tu labor, porque aunque no tiene que ser complicadísimo, también se debe entender que como un miembro de la familia, necesita que le dediques un poco de esfuerzo a su bienestar, y no simplificar todo en “recetas”.

Ok ¿todos comprometidos y realmente interesados en saber nutrir a sus perros? Entonces comencemos.

La mayoría de los perros y gatos que tenemos como animales de compañía, se encuentran en un estado de mantenimiento, es decir, aquel que se da cuando un animal ha llegado a su tamaño adulto, no está gestando, lactando y no realiza gran actividad.

A menos que nos dediquemos a la crianza formal o al entrenamiento de animales para labores formales (rescate, detección, guía), nuestras mascotas se encuentra en esta etapa, en donde la buena alimentación es indispensable pero no es especializada en términos de su actividad.

No necesitamos, por ejemplo, saber o proporcionar cantidades exactas de proteínas, porque no demandamos específicamente el consumo de éstas con su actividad. Nuestros amigos en estas condiciones deben consumir un alimento de alta calidad, formulado para animales adultos, que aporte los nutrimentos diarios requeridos para que logren obtener y mantener un estado óptimo de salud y un peso corporal ideal.

¿El tuyo come bien?Pero esto no significa que tenemos que convertirnos en nutriólogos ni que el proceso es complicado o es sólo comprensible por especialistas. Al contrario, cualquier amo puede calcular esta necesidad alimenticia, y si se hace una vez que el perro o gato entró en etapa adulta, sólo necesitará hacerse una vez en mucho tiempo, siempre que nuestro animal no presente cambios o signos que nos indiquen un rechazo.

Todo se complica con ciertos factores que hemos supeditado a nuestro criterio, antes que a lo que ya sabemos por ciencia. Algunos de los errores más comunes:

1.- No hacer uso del alimento balanceado, ya diseñado para nuestros animales (alimento húmedo o croquetas), prefiriendo la alimentación “casera”, cocinada por nosotros mismos; con lo que el cálculo de las calorías que aportamos se vuelve mucho más complicado e inseguro.

2.- “El ojo de buen cubero”; ese cálculo que basamos en la observación del “hambre” de nuestro animal (que puede estar varias veces por encima de lo que necesita) o en medidas subjetivas (como “puños”).

3.- La confianza extrema en la “sabiduría de la naturaleza”; la creencia de que los animales son sabios a un nivel casi fantástico, y que ellos “saben lo que necesitan” y no comerán más de lo debido.

Los malos hábitos de alimentación de estos animales, aunado a su vida sedentaria, han generado una gran incidencia de obesidad. Por ejemplo, los gatos que permanecen exclusivamente en casa, tienen menos oportunidades o inclinación al ejercicio que aquellos que tienen acceso al exterior, por ello, tienen mayor propensión a la obesidad y deben ser más vigilados en su alimentación.

Ésta se puede prevenir regulando la ingestión de alimentos del animal, acompañado de ejercicio diario, ya sea en forma de paseos, carreras, juegos activos, natación, etcétera.

El control de la ingesta de alimentos se puede conseguir con el uso de raciones; se pueden proporcionar dos comidas diarias a intervalos regulares.Si come bien, vive mucho

La cantidad de alimento puede derivar de las indicaciones impresas en las etiquetas de las bolsas de alimento, y aunque es un buen punto de partida, en un plano ideal cada individuo debe alimentarse dependiendo de su nivel de actividad, su temperamento, su estado corporal y su peso.

Es cierto, algunos perros son capaces de regular su ingesta alimentaria cuando se les proporciona una dieta a libre acceso, pero son casos realmente inusuales. La mayoría de ellos tienden a la glotonería en algún punto, pues los mismos cambios en el ambiente pueden darle señales equívocas, como la presencia de más animales, la llegada a la familia de nuevos miembros, el cambio de casa o de lugar de comida en la misma casa, etc., y con esto, ganan peso.

El caso de los gatos es distinto, no son animales voraces, comen pequeñas cantidades de alimento frecuentemente a lo largo del día. La mayoría de ellos se adaptan fácilmente a la alimentación a libre acceso y son capaces de mantener su peso corporal, pero si un gato no logra mantener su estado corporal normal con una dieta de elección libre, deberá introducirse una dieta que controle el volumen de sus raciones. Los gatos tampoco deben ser “gorditos”.

No se necesita ofrecer una gran variedad de alimentos a los perros adultos, ya que la mayoría de ellos pueden mantenerse bien con una dieta constante de alimento equilibrado y con un buen aporte de agua limpia.

Si existen cambios de dieta frecuentes, pueden sufrir alteraciones del tracto gastrointestinal (diarreas y vómitos); así que si se va a cambiar el alimento del animal, el cambio debe hacerse de manera gradual, mezclando cantidades crecientes con el alimento original del perro a lo largo de varios días.

En general, tanto para perros, como para gatos, se recomienda el uso de alimentos secos, ya que son calóricamente menos densos, son más fáciles de administrar y, económicamente más rentables, además de que se pueden conservar frescos durante más tiempo y pueden ayudar a contribuir a mantener una higiene dental y gingival adecuadas.

Y ahora… ¿cómo saber la cantidad de calorías que aporta el alimento balanceado que le estamos dando a nuestro animal?

Lo primero es que tenemos que aprender a interpretar la información que tiene el empaque. Todos los alimentos, sin importar la marca, manifiestan el contenido de proteína, grasa y carbohidratos que contiene. Por lo general, de estos componentes, las que aportan mayor cantidad de calorías en términos numéricos son las grasas, pues aportan 8.5 Kilocalorías por gramo de alimento (Kcal/g) en comparación con las proteínas y carbohidratos que  aportan 3.5 Kcal/g.

Para entender lo anterior veamos el siguiente ejemplo:

El alimento de la marca X, contiene, por cada 100 gramos :

50 % de carbohidratos

27 % de proteína

12 % de Grasa

Luego entonces multiplicamos el % del contenido por la cantidad de Kcal/g que aporta cada elemento:

50 x 3.5 = 175

27 x 3.5 =  94.5

12 x 8.5 = 102

TOTAL: 371.5 Kcal por cada 100 g de alimento.

Ya tenemos la cantidad de Kcal que proporciona el alimento que le damos a nuestro animalito. Ahora lo que tenemos que calcular es cuantas kilocalorías necesita consumir nuestra mascota, para lo que veremos el siguiente ejemplo:

La cantidad de energía que necesita nuestro animal se llama energía metabolizable y se calcula elevando el peso de la mascota al cubo, al resultado se le saca la raíz cuadrada dos veces y el resultado se multiplica por un factor de corrección dependiendo del estado biológico de nuestro animal.

Quizá esta fórmula te suene complicada y demasiado matemática, pero en realidad son sólo unos cuántos pasos, máxime si usas cualquier calculadora.

El factor de corrección es un cálculo de mantenimiento calórico que se ajusta con la actividad de cada animal. Por ejemplo, para un paciente con poca actividad física, el factor de corrección hace que el resultado se multiplique por 70, si el paciente tiene actividad física, entonces el factor es 110 y puede incrementarse  incluso hasta 150 si dicha actividad es muy fuerte.

Seguramente lo verás más sencillo con este caso específico:

Nuestro paciente es un Poodle que pesa 24 Kg y solo está en la casa, sin desarrollar ningún tipo de actividad física. (Ir de un lado a otro, subir o bajar de la cama, o emocionarse cuando llegas, no cuenta como “actividad física”)

Elevamos sus 24 kilos al cubo:

24 x 24 x 24 = 13824

A este resultado le sacamos raíz cuadrada dos veces: 10.84

Multiplicamos este por su factor de ajuste:

10.84 x 70= 759 Kcal al día

 Aquí está lo que necesita comer este amigo en el día. Si el perrito come 3 veces al día, luego entonces:

759/3 = 253 Kcal por ración.

Finalmente digamos que usamos el alimento de marca X, con el que hicimos el primer cálculo, entonces tenemos:

El alimento proporciona 371.5 Kcal por cada 100 g

Nuestro paciente necesita 253 Kcal para cada ración.

Por lo tanto realizamos una regla de tres: si 100 g de alimento contienen 371.5 Kcal, ¿cuántos gramos de alimento necesito para proveer 253 Kcal?

(253 x 100)/371.5 = 68.1 g por cada ración

Ahora sólo necesitas cualquier contenedor de cocina con medidas y podremos, sin duda, nutrir a nuestros animales en forma correcta.

Y si ya sabes cómo nutrir a tu mascota, sólo necesitas ser constante, de preferencia, con el tipo de alimento que les des. Prueba tanto como quieras, de la marca que quieras, hasta hallar la que mejor le caiga y más le guste a tu mascota.

Para nosotros, particularmente, ha sido de gran ayuda contar con un distribuidor de croquetas a domicilio, pues te garantiza conseguir la misma marca y te ahorra buscarla de tienda en tienda.

Por eso te dejamos los datos de nuestro distribuidor, Arturo, de El Croquetón, con quien además nos une una relación de colegas por el bienestar animal, pues nos lo encontramos frecuentemente levantando perros en situación de calle y hallándoles hogar.

Y eso, aunque él no quiera, siempre lo vamos a presumir.

Conoce la empresa de un amante de los animales, buscando nutrirlos mejor, aquí:

Visita El Croquetón

Esterilización: Mitos y Realidades


Información, no creencias

El siglo XXI ha traído al mundo un avance importante en la economía, en la investigación, la tecnología y muchos rubros más, pero ¿donde ha quedado el desarrollo en la posesión responsable de un animal, el respeto a cualquier ser vivo, el conocimiento sobre esto? Me parece que este tópico ha sido olvidado en algunos sectores y nos hemos convertido en seres cada vez con menor sensibilidad ante el sufrimiento de los seres vivos. Más aún, debemos preguntarnos ¿Hemos sido -o acaso somos–  capaces de enseñar y transmitir el concepto de respeto y cuidado de la vida a nuestros hijos o alumnos, sin importar la especie de la que se trate?

Frecuentemente escuchamos comentarios como los siguientes:

“Me cuesta más el darle atención médica a un animal que someterlo a una eutanasia”

 “Es un animal, no vale la pena invertir en él”

Incluso recomendaciones médicas:

“Su hijo es alérgico y no se sabe la causa, pero seguramente se debe a la presencia de sus animales, deshágase de ellos”

“Si está embarazada y tiene un gato, este no debe permanecer en casa”

Estos ejemplos nos indican que, en muchas de estas ocasiones, hay un desconocimiento sobre los problemas que pueden acarrear los animales al ser humano. Si bien es cierto que existen enfermedades transmisibles de los animales al hombre (fenómeno denominado zoonosis), también es cierto que ya existen medidas que controlan perfectamente este riesgo.

¿Necesitamos más cachorros?

Todo nos lleva al mismo punto: desconocimiento, ignorancia y falta de responsabilidad. Eso nos víncula con un aspecto muy importante en términos de posesión de mascotas: la esterilización. He aquí un tópico común para que la ignorancia se demuestre, por la gran cantidad de cosas que la gente “cree” saber, pero en realidad no se ha tomado el tiempo de investigar.

ESTERILIZACIÓN: EL GRAN MITO

Seamos directos y muy claros: Si usted no se dedica a la crianza formal y responsable de perros o gatos, esterilícelos, ellos pueden vivir normalmente y sanos sin reproducirse.

Existe el MITO de que estos animales deben tener crías al menos una vez, para completar su ciclo de vida o de lo contrario padecerán enfermedades mortales o que se debe esterilizar a las hembras después de su primer ciclo, entre varios más. FALSO, se puede esterilizar a los perros y gatos desde las 8 semanas de edad, sin que esto suponga un riesgo o acarré problemas para su desarrollo posterior. Con esta medida usted ayudará a controlar el serio problema de sobrepoblación canina que tiene nuestro país.

Internacionalmente la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA), una de las organizaciones más importantes a nivel mundial, lo recomienda bajo la siguiente política que cito textualmente:

AVMA policy

The AVMA supports the concept of pediatric spay/neuter in dogs and cats in an effort to reduce the number of unwanted animals of these species. Just as for other veterinary medical and surgical procedures, veterinarians should use their best medical judgment in deciding at what age spay/neuter should be performed on individual animals.

(La AVMA apoya el concepto de castración/esterilización pediátrica en perros y gatos, como un esfuerzo para reducir el número de animales no deseados de estas especies. Igual que para otros procedimientos quirúrgicos, los veterinarios deben hacer uso de su mejor juicio para decidir de manera individual, la edad en la que cada animal puede ser esterilzado)

Algunos mitos frecuentes son:

MITO: Mi mascota va a engordar y se volverá floja.

REALIDAD: Después de la esterilización, efectivamente existe la tendencia al aumento de peso por la falta de movilización de grasa (inducida por la deficiencia de  hormonas esteroides) pero también es muy importante recordar que en la mayoría de los casos, las mascotas son obesas porque sus dueños las alimentan inadecuadamente y no les proporcionan un programa de ejercicio suficiente.

MITO: Es mejor que la perrita tenga una primer camada para que cumpla su ciclo de vida, y después esterilizarla.

REALIDAD: La evidencia médica y la información científica disponible actualmente, indican lo contrario. De hecho, los resultados de años de estudio muestran que las hembras esterilizadas antes de su primer celo, son más sanas que las esterilizadas posteriormente. Actualmente muchos Médicos Veterinarios esterilizan perros y gatos a partir de las ocho semanas de edad.

MITO: Me encantaría que mis hijos experimenten el milagro del nacimiento de los perritos o gatitos.

REALIDAD:  Primero es importante recordar que por lo general la perra y la gata parirían por la noche y en un lugar aislado o de poca visibilidad (asimilando una madriguera) por lo que es poco probable que los niños logren ver el parto. Segundo: el fenómeno puede resultar en una tragedia para la formación psicológica de un niño. Por ejemplo, la presentación de complicaciones al parto, muerte del producto o canibalismo, producen un impacto muy negativo. Finalmente, la enseñanza para el niño debe ser orientada para que aprendan que estos animales a veces nacen por decisión de los adultos y no necesariamente por acción de la naturaleza, por lo que se les debe explicar que el verdadero milagro es la vida ya existente y la responsabilidad que implica el cuidarla, así como a prevenir el nacimiento de animalitos no deseados o abandonados. ¿Es Capricho o un Plan?

MITO: Mi animalito es de raza pura y por lo tanto, lo quiero reproducir porqué será un buen negocio.

REALIDAD: Como se mencionó anteriormente, los únicos ejemplares que deben ser reproducidos por criadores profesionales y responsables, son aquellos cuya función zootécnica es la de ser un ie de cría, los demás deben ser esterilizados. Por otro lado, en países como los Estados Unidos de América e incluso México, se ha observado que por lo menos 1 de cada 4 animales que terminan en un centro de control canino o refugio humanitario, son de raza pura o lo parecen.

MITO: Mi perro es para guardia o protección y si lo esterilizo perderá este temperamento.

REALIDAD: La esterilización no afecta ni cambia el instinto natural del perro para proteger su hogar y a su familia. El temperamento de un perro es más influenciado por la genética y el entorno en el que vive, que por las hormonas sexuales.

MITO: No quiero que mi perro o gato macho pierdan su masculinidad.

REALIDAD: Las mascotas no tienen ni entienden el concepto de la identidad sexual o el ego. La esterilización no produce cambios en este sentido y sobre todo, los animales no presentan crisis de identidad sexual o cambios emocionales relacionados a la misma. Estos conceptos son exclusivos de los seres humanos.

MITO: Amo tanto a mi perro o gato que me gustaría que tuvieran cachorros para quedarme con uno y “perpetuar” su compañía.

REALIDAD: Un perro o un gato pueden ser excelentes mascotas y muy queridas por sus propietarios, pero eso no significa que su descendencia será una copia fiel de ellos. Estudios científicos realizados en especies como el bovino, en los que ganaderos profesionales han seguido y estudiado por generaciones la descendencia de ejemplares excelentes, han demostrado que en muy pocas ocasiones se logra tener un ejemplar parecido a los padres en los aspectos positivos, y que incluso, pueden obtener animales con mayor cantidad de defectos.

MITO: La esterilización es un procedimiento caro.

REALIDAD: Actualmente existen alternativas de bajo costo para llevar a cabo una esterilización. Por otro lado, el costo de la esterilización depende del sexo, la talla y la edad de los animales de compañía, de los honorarios del Médico Veterinario  y de una serie factores. Independientemente del precio, en términos de costo-beneficio, el segundo es mucho más grande si lo prorrateamos entre el tiempo de vida del animalito, ya que la esterilización quirúrgica se realiza sólo una vez y generará muchos beneficios para la salud del ejemplar. Si analizamos los costos que se generan cuando se propicia la reproducción de estos animales, veremos que son más altos. Por ejemplo, la supervisión médica antes, durante y después del proceso reproductivo, la atención médica en caso de la aparición de problemas clínicos asociados a la reproducción y el costo de alimentación y mantenimiento de la camada hasta que se les encuentra un nuevo hogar, lo que claro, podría no suceder, aumentando el gasto.

Finalmente, es importante recordar que si usted no está preparado: No es obligatorio o necesario tener un animal o mascota en casa.

 

Chocolate: ¿Placer o peligro?


En esta ocasión, platicaremos un poco sobre el efecto que puede tener el chocolate en nuestros perros y gatos. Como es bien sabido, a la mayoría de los perros les gustan los sabores dulces, incluyendo por supuesto el del chocolate, mientras que los gatos, no los encuentran tan sabrosos y por lo general los rechazan, pues curiosamente prefieren los alimentos con sabores ácidos.

Pues bien, el chocolate contiene una metilxantina de tipo alcaloide denominada teobromina que al consumirla en grandes cantidades, es tóxica para los perros, gatos y otros animales.  En los alimentos para personas, se encuentran comúnmente tres compuestos de metilxantina: la cafeína, la teofilina y la teobromina.  La cafeína se encuentra fundamentalmente en el  café, té y las bebidas de cola, mientras la teofilina principalmente en el té. La teobromina es la metilxantina más abundante que se encuentra en el cacao (Theobroma cacao) y por lo tanto, en los productos de chocolate.

Los principales sitios de acción de las xantinas en el organismo, son el sistema nervioso central, aparato cardiovascular, riñones, músculo liso y musculatura esquelética. La teobromina en particular, actúa como relajante del músculo  liso, como vasodilatador coronario, diurético y como estimulante cardíaco.

Afortunadamente no son frecuentes los casos clínicos de perros intoxicados con teobromina, pero cuando se presentan se consideran como una urgencia clínica, ya que esta intoxicación puede causar la muerte. El perro es extraordinariamente sensible a los efectos fisiológicos de la teobromina porque  la tasa de metabolización de esta substancia en su organismo es baja, lo que produce un aumento de la vida media (tiempo que el compuesto se encuentra en la sangre) en la circulación sanguínea y en los tejidos, debido a que la desintoxicación hepática es lenta. Se estima que esta substancia permanece circulando en la sangre alrededor de 18 horas en los perros adultos, mientras que en las personas es de 6 horas y por ejemplo, en las ratas, es de tan sólo 3 horas.

Diversos factores, tales como la sensibilidad individual a la teobromina, su forma de administración, la presencia en el momento de la ingestión de otros alimentos en el aparato gastrointestinal y las variaciones en el contenido de teobromina en los diferentes productos de chocolate, pueden condicionar la susceptibilidad individual del perro al envenenamiento por chocolate.

Los perros con problemas de salud, especialmente aquellos que sufren de epilepsia, son más susceptibles a la teobromina. Puede ocasionar ataques epilépticos en perros con predisposición a dicha enfermedad. El tamaño del perro también es un factor relevante, siendo el efecto de la teobromina proporcional al mismo, por lo que la toxicidad se mide en miligramos de teobromina por kilogramo de peso corporal.

Una ingesta igual o superior a 90 o 100 miligramos por kilogramo de peso corporal puede producir toxicidad en el perro.

La concentración media de teobromina en el chocolate es alrededor del 1.22%, sin embargo, el contenido medio de teobromina en el cacao comercial sin endulzar es del 1.89%, lo que hace suponer que el contenido de teobromina es muy alto en todos los productos de chocolate consumidos habitualmente. Al añadir al chocolate azúcar, mantequilla de cacao o leche, para endulzarlo, el contenido de teobromina se diluye significativamente.

La intoxicación con chocolate produce en el perro vómitos, diarrea, jadeos, inquietud, taquicardia, ataxia, temblores musculares, hiperactividad o abatimiento, incontinencia urinaria, aumento de la diuresis e incluso puede provocar un colapso múltiple, lo que puede provocar la muerte del animal.

Por otro lado, también puede causar arritmia cardíaca, especialmente si el animal está excitado, la que puede derivar en un infarto de miocardio que puede ser fatal. Por otra parte, produce irritación del tracto gastrointestinal y, en algunos animales, puede causar hemorragias internas, las que, en algunos casos, pueden llegar a producir la muerte en el lapso de aproximadamente un día. El inicio de crisis motoras generalizadas, en la mayoría de los casos, tiene un mal pronóstico y con frecuencia es un indicador de un caso mortal. Los signos de intoxicación se pueden presentar después de cuatro a cinco horas de haber ingerido el chocolate.

Desafortunadamente para el tratamiento de la intoxicación por teobromina, no existe un antídoto eficaz, solamente se trata al animal en forma sintomática, induciendo como primera medida el vómito lo más rápidamente posible y se realiza un lavado gástrico administrando carbón activado para tratar de eliminar el tóxico del organismo evitando así una mayor absorción intestinal hacia la circulación general,

Si la ingesta de chocolate del perro se limita estrictamente a pequeños regalos ocasionales, no existe un alto riesgo de toxicidad por teobromina.  En algunas de las publicaciones que existen al respecto, se ha informado que generalmente los casos que se presentaron por intoxicación con teobromina, fueron perros que ingirieron en forma accidental grandes cantidades de chocolate.

Finalmente, no olvidemos que si los perros tuvieran la oportunidad de consumir grandes cantidades de chocolate, lo harían muy fácilmente, por lo que la recomendación en este sentido es que todos los alimentos que contengan este ingrediente, deben guardarse en lugares inaccesibles para ellos y por supuesto nosotros como dueños responsables, evitar proporcionárselos.

¡Hasta la próxima!