Todas las entradas por Paco Colmenares

Periodista y Productor por la UNAM, especializado en animales. Nunca he vivido sin animales, ni quiero. Apasionado de la música, el cine y los libros viejos. Sígueme en: @pacocolmenares y facebook.com/PacoColmenares

El Pie más Grande de la mitología.


Hoy nos vamos a aproximar a pasos agigantados a uno de los mitos más difundidos en el folclore de la cultura norteamericana.

No, no hablaremos de Elvis y su conexión con los extraterrestres. Este miro, de hecho, es más alto que el Rey del Rock, su copete es más abultado, y sobre todo, en caso de usar zapatos, calzaría varios números más arriba que Elvis Aaron Presley.

Sí, hoy seguimos las huellas del Big foot, el Sasquatch… las enormes huellas de Pie Grande.

Pie grande es probablemente uno de los tres mitos, presumiblemente aún existentes, más famosos del mundo.

Es parte del trío Mounstro del lago Ness, Yeti, Pie grande.

Estos tres casos, ubicados en latitudes muy distintas, sobreviven en la cultura popular como posibles mitos. Y son sólo posibles, porque muchos dicen que su existencia es indiscutible.

Ya antes hemos hablado de Nessie, y pronto nos ocuparemos del frío primo del Himalaya, pero por hoy, pie grande entra con paso firme para instalarse en el departamento Animítica.

Pie grande es una especie de humanoide simio, de entre 2 y 3 metros de altura, pies y manos gigantescos y el cuerpo cubierto de un denso pelo café o negro.

Fue visto oficialmente por primera vez, en 1958 y desde entonces, los avistamientos de aficionados, exploradores y campistas, se han multiplicado, llegando a obtener incluso huellas enormes en la tierra, fotografías un tanto borrosas y un enorme número de historias a su alrededor.

Se dice que el Pie grande, puede ser una especie de gorila que se desarrolló un poco más que los simios, logrando incluso pararse prácticamente erguido y alcanzando la estatura de 2 metros y medio.

De alguna forma, Big Foot podría ser el eslabón perdido, como mucho se le ha llamado, entre la especie homínido humanoide más evolucionada, y el ser humano Homo Sapiens, como se le conoce al hombre normal.

También se presume que él y Yeti, el famoso abominable hombre de las nieves que vive en los Himlayas, son parientes cercanos, conectados por el estrecho de Bering.

Lo cierto al respecto, es que Big foot es tan famoso en la cultura de Norteamérica, que anualmente se hacen congresos alrededor de su figura, en donde se presentan las nuevas evidencias sobre el mito, nuevas historias y cualquier parafernalia a su respecto.

Aunque las novelas sobre él y su participación en la ficción sea muy amplia, pocos ejemplos se han quedado suficientemente grabados en la historia de los medios sobre este muchacho de patas grandes.

Fue uno de los primeros grandes invitados a la era Simpson, representado por una confusión al encontrar a Homero lleno de lodo, apestoso y gritón… bueno, aunque las últimas dos sean parte de la naturaleza de Homero.

Marvel Comics diseñó un personaje llamado Sasquatch, al igual que la Compañía Capcom en su videojuego Darkstalkers, pero sin duda el Pie Grande más famoso y querido de la televisión de fin de siglo, fue el aparecido en la serie Harry y los Henderson, en donde una familia con una casa en el bosque, atropella por accidente al Bigfoot, lo lleva a su hogar para sanarlo y aprende a convivir con él, una vez que ya es conocido como el buen Harry.

Este Harry  sonriente, bonachón, amoroso y un tanto ingenuo, disminuyó mucho la imagen violenta y temible que se llegó a tener del enorme mito. Pero no se detuvo ahí, pues hasta una película alcanzó a tener.

Ese es Pie grande, leyenda, folclore o especie humanoide por descubrir, lo que sí le damos seguro, es su diploma y mención honorífica, en el departamento de Animítica.

Anuncios

Terror de los Mares. El Kraken.


Cruzas el oceáno a bordo de un gran barco vikingo, poderoso, de fuerte madera y con marineros expertos… no existe armada naval que se nos resista… cuando de pronto… el barco parece partirse en dos de un solo golpe, lo que hace a la tripulación entera volar y caer al agua… es un caos… en medio del desastre logras subir a un gran trozo de madera y te agarras con todas las fuerzas que te quedan hasta que quedas inconsciente, flotando en medio de la nada…

Despiertas al amanecer, sólo absolutamente, flotando sobre tu balsa improvisada… y el terror continúa.

Podría haber tiburones, mantarrayas, anguilas eléctricas…. Pero a lo lejos ves una isla! Con los brazos cual agotado remo… llegas a su costa y puedes descansar al fin… lo has logrado! A menos claro… que eso en medio de la isla sea… el ojo gigante de la isla… que no es una isla… es el origen del terrorífico accidente… es un Kraken!

El Kraken es probablemente una de las criaturas más temidas por los marineros de todas las eras.Giant Kraken

Propio de la mitología noruega, el Kraken esparció su fama por todo el mundo, apoyado en avistamientos de pobladores alrededor del globo, quienes aseguran haberse topado con un mountroso calamar, tan grande como una isla, y tan feroz como el mar de tormenta.

El Kraken es nombrado por primera vez en La Historia natural de Noruega, en 1752 por el obispo Erich Ludvig Pontopiddan, aunque desde luego es mencionado como el gran mounstro de diferentes nombres muchos años antes.

Octopus KrakenEl Kraken viene al imaginario colectivo, seguramente, como resultado del temor que hubiera provocado a cualquier grupo de marinos un encuentro con un calamar gigante, realidad marina que en abril de este 2008 alcanzó un nuevo record documentado, cuando un grupo de pescadores atraparon a un espécimen de 495 kilos de peso y casi 8 metros de largo. Poco sabemos de esta especie marina, pues vive en profanidades oceánicas insospechadas para el hombre, ahí, donde seguramente aún tenemos un mundo entero por descubrir.

Según la mitología, el Kraken vive en las profundidades del océano, y  cuando sale a la superficie lo hace con ánimos de cazador, ya sea a través de un ataque frontal o con su engaño favorito, flotar pareciendo una isla, a la espera de un descuidado que quiera subir en ella.

Esto fue justo lo que le sucede a Simbad el Marino, en la noche 538 de la famosa historia Las mil y una noches.

Desde luego un mito tan grande (literalemente) ha sido relatado por cientos, y llevado al mundo a través de muuuuchos medios.

El gran escritor Julio Verne hace referencia a él en sus 20000 leguas de viaje submarino, así como lo hace Tolkien en Las Aventuras de Tom Bombadil.

El kraken, como pulpo o calamar de proporciones mountrosas, es parte importante de los videojuegos Marvel Ultimate Alliance, The Legend of Dragoon, God of war 2, Age of Mithology, Fable y Goleen Sun.

El Manga japonés lo convierte en guerrero a través de los famosos Caballeros del Zodiaco, en donde es un general de la Marina de Poseidón, guardián del pilar del Ártico, aunque la forma de su armadura sea de Mantarraya.

Y por supuesto, el más famoso Kraken de los últimos tiempos, viene de la mano de la trilogía Piratas del Caribe, especialmente en su segunda entrega, el Cofre de la muerte, donde el Kraken es un fiel servidor de Davy Jones, llevando incluso a gran Jack Sparrow al fon del mar y de ahí… al fin del mundo.

Sí, debo aceptar que el más reciente es el que aparece en la cinta Furia de Titanes (Clash of the Titans), pero siendo tan mala cinta, me niego rotundamente a hablar de él.

Pulpo o Calamar, el Kraken es sobre todo el resultado de nuestro terror por lo desconocido, y parte de un mundo tan grande, al fondo del océano, que aún se encuentra en terreno de lo ficticio y fantástico.Kraken

 

¡Ve a Kroketas!

El querido Nessie. El mounstro del Lago.


Después de mucho divagar entre los mitos animales que tenemos en el cajón… hemos decidido dedicar la animítica a un grande entre los grandes… literalmente…

Hoy le hacemos los honores al más famoso y escurridizo de los mitos escoceses… el fabuloso mounstro del lago ness: Nessy!!

Pero para hablar de un mounstro tan famoso, debemos empezar por ubicar su casa.

El famoso Lago Ness es un profundo y extenso lago que se extiende algo así como 37 kilómetros a lo largo de las tierras altas, o las Highlands, en Escocia.

Famoso por su morador, el mítico plesiosauiro Nessie, el lago cuenta con interesante características que lo hacen atractivo por cuenta propia.

Para empezar, es un lago especialemente obscuro y turbio en sus aguas, pues el suelo de las orillas es suelto y está en constante movimiento, lo que hace que el agua se torne opaca y con un tono azuloso casi negro.

Además, es el mayor de los lagos interconectados de Escocia, cuya conectividad se debe a que fueron formados hace muchísimos años por un accidente en la tierra, la llamada falla Glen, algo así como una enorme grieta que se formó tras un terremoto en la ahora famosa era del hielo.

Y como llegó Nessie allí?

Pues sabemos que las primeras referencias a un mounstro en el lago, datan de hace casi 1500 años, en un escrito del folklore escocés llamado la Vida de San Columba.

Sin embargo, para los avistamientos modernos, Nessie nació en 1868, cuando el Inverness Courier, un famoso periódico de la localidad habló de un “enorme pez u otra criatura” en las profundidades.

Más tarde, el mismo diario publicaría una historia sobre una pareja de turistas que habrían tenido un encuentro con un mounstruoso ser en su paseo por el lago, el 2 de mayo de 1933, fecha en la que el mito de Nessie comenzaría a recorrer el mundo.

Y sólo dos años más tarde, en 1934, la primera y más famosa fotografía del el supuesto animalote, fascinó al mundo entero.

Hay diversas teorías sobre la especie de Nessie, dadas las descripciones de quienes dicen haberlo visto. La más aceptada y difundida, es que se trata de un Plesiosaurio, un dinosaurio marino que soportó la extinción y se refugió en el lago. De ser así, Nessie sería del tamaño de una ballena jorobada… o sea, 30 metros de los dientecitos a la cola… nadando por ahí? Imagínate!

Esta teoría se fortalece por el hecho de que los mismos plesiosaurios habitaron lo que hoy es Inglaterra y Alemania, pero pierde fuerza si tomamos en cuenta que el lago se mantuvo en estado sólido durante la era del hielo… y Nessie habría muerto allá abajo de frío, y de quietud…

Desde luego, la ventaja que tiene el escurridizo animalón, es que el lago ness está conectado por debajo de la tierra con diversos lagos a lo largo de toda escocia, lo que le permitiría escapar de la vista por más de un camino…

Mucho se ha debatido que Nessie y sus avistamientos no son más que nutrias dejando una estela a la hora de nadar, cocodrilo inusuales, troncos enormes flotando o hasta elefantes de circo que están de paseo.

Mientras los científicos y creyentes se ponen de acuerdo, Nessie es tan famoso que se ha colado a caricaturas como Scooby Doo, los Dinoplatívolos o los mismísimos Simpson, en donde Homero, el jardinero Willy y el profesor Frink, son enviados con la lana del señor Burns a Escocia a capturar al mounstro, en el episodio 224, Monty no me puede comprar amor.

Y desde luego, de manufactura reciente, Nessie se hizo de su propia película: The Water horse, conocida en México como “Mi mascota es un mounstro”, dirigida por Jay Russell, en donde Angus, un niño que vive a la rivera del lago, encuentra un huevo de Nessie y lo cuida hasta que este se convierte en el famoso dino mito del agua.

Así nuestro homenaje a Nessie, que junto con Pie grande y el Yeti, está la terna a los mitos más queridos y buscados de la actualidad. Mientras la fantasía exista, seguiremos nadando la imaginación en las profundas aguas del Lago Ness…

Las Arpías


Hoy dejamos que se acerquen unos mounstros mitológicos multiplicados por tres… y que a decir de muchos, solemos tener al menos una en la familia: Son Las Arpías…

De origen griego, las arpías representan una de esas ensaladas mitológicas, tan aderezadas por varias culturas, que a la fecha poco queda de su imagen básica.

A decir de los griegos, eran hermosas mujeres con una cabellera envidiable. Poseían un par de alas y eran hijas de Electra y Taumante.

Su único carácter maligno, era el encomendado por Zeus, pues debían arrebatarle la comida de las manos a Fineo, un rey que poseía el don de las Profecía, cosa que no le caía bien al jefe máximo de los dioses.

Si embargo, al paso de los años, y tan sólo al cruzar la línea romana, estás ya habían cambiado. Hasta antes de la edad medieval, estaban de acuerdo en que no, no eran hermosas. Se tomó más a pecho su nombre como tal Harpyia, que significa, la que arrebata y se les dio ese carácter absoluto: ladronas horribles, con alas y garras de águila, mezcladas con el cuerpo de una mujer avejentada y poseedoras de un temible grito que ahuyentaba a cualquiera.

Para este momento, tenemos ya a tres arpías más definidas: Aelo, Ocípete y Celeno, las que además eran famosas por haber estado presente en las narraciones de Homero, durante su Ilíada.

Las arpías tienen como única misión y diversión en su vida, molestar a los demás. Su lenguaje son sólo chillidos y murmullos, pero pueden ser tan constantes como molestos. Son vengativas, pero cobardes. Cuando están a solas, huyen y se esconden. En su tercia maligna, pueden seguir durante kilómetros y kilómetros a su presa, acosándole e infectándole con su mal. Se dice que son excelente espías cuando se negocia adecuadamente con ellas y se les llegó a asociar con el laberinto del minotauro.

Actualmente el nombre Arpía es famoso en el reino animal, pues es una especie de águila, del grupo de los Falconiformes. De hecho es la segunda águila más grande del mundo, sólo superada por el águila de las filipinas. Es un superdepredador, que suele alimentarse de monos, perezosos y coatíes, es de plumaje gris y blanco, y de robusto cuerpo que no le impide infiltrarse en las guaridas de sus presas. Suele hallársele desde el sureste de México, hasta el sur de Brasil y el norte de Argentina y es el ave nacional de Panamá.

En el cine animado, las arpías aparecieron de nuevo en la cinta Hércules, de Disney, representadas en su leyenda menos usual, como tres ancianas que manejaban los “hilos de la vida”, decidiendo el final de la existencia de cualquiera, incluyendo la del mismo Hércules o de su galana Megara.

Sin embargo, habrá que decir que las arpías más famosas actualmente son aquellas a las que nosotros mismos les otorgamos dicho mote. La mujer avejentada, familiar, conocida o vecina que parece importarle únicamente la posibilidad de molestar, ensuciar o dañar con su “voz” chillona o sus chismes, es insistente y molesta… pero cobarde.

Cuidado. No hay fórmula mágica contra estos seres. El mismo Jasón y los argonautas, sólo atinaron a alejarlas, espantarlas… y ser más inteligentes al no poner atención a sus terribles chillidos malignos.

Ahora tienes un poco más de información de estos terribles seres, por si algún día, te cruzas con una de ellas.

El Centauro. Montése al mito.


Hoy paseamos por las estepas y las montañas griegas, cunas de tantos y tan importantes mitos, tanto como de filósofos, escritores y hombres de ciencia.

Por aquí, juntos, hemos encontrado a grandes clásicos como Pegaso o el Unicornio.

Bueno, pues los invito a profundizar en el último clásico Equino de la mitología griega: El Centauro.

Los Centauros resultan para los griegos una raza de seres con torso y cabeza de hombre, unidos al cuerpo de un caballo. Estos, y sus versiones femeninas, las centáurides, parecen venir de las montañas de Tesalia, en la parte central de Grecia, justo al pie del Mar Egeo.

Como en todos los mitos griegos, su ascendencia tiene varias versiones, pero la más aceptada, los ubica como hijos de Ixión y Néfele, una nube de lluvia creada por Zeus.

Lamentablemente para los centauros, su concepción común nunca fue amable. Por el contrario, era una raza fincada en la fuerza bruta y los instintos por encima de la razón. Es por ello que para los mismo griegos, la primera representación que se hizo famosa, fue la hecha en bajorrelieves del friso del Partenón, en donde se les encuentra peleando con los lápitas, batalla que al puro estilo metafórico de la mitología griega, parece representar la lucha entre el comportamiento civilizado de la humanidad y los bajos instintos.

Solo un puñado de centauros individualizó su fama y se hicieron de un nombre, quizá por escapar un poco a ese salvajismo y poseer sabiduría.

Folo, Quirón y Neso, son la tercia de centauros más famosa que adquirieron personalidad propia en la pluma de poetas o el cincel de algunos grandes maestros como Miguel Ángel, Rubesn, Bourdelles, Gianbolgona y Pietro Tacca.

Quirón en particular, se hizo famoso, pues al ser inmortal, resultó una tarea muy complicada para el gran Hércules, quien lo hirió clavando una flecha envenenada con la sangre de la Hidra, por lo que después de algunos días de sufrimiento, pidió ceder su inmortalidad a Prometeo y detener ese dolor.

Realmente, la figura de los Centauros en la literatura es de carácter moderno. Probablemente la obra más famosa a su respecto sea El Centauro, de Maurice de Guérin, escrita en 1840. Curioso caso de la mitología griega que pasó con cierta facilidad y resonancia a las plumas latinoamericanas de grandes como Rubén Darío, José Tablada o Luis Urbina.

A nuestros tiempos, quizá la mención más común sea en Astronomía, al hablar de la constelación meridional de Centauro, en donde encontramos a Alpha Centauri, la tercera estrella más brillante de nuestro cielo y la más cercana al sistema solar, a sólo 4.3 años luz de la Tierra. Cosa de un viaje a la tienda de la esquina… para E.T al menos.

Ocasionalmente se le llama Centauro a un jinete, ciclista o motociclista especialmente diestro, que por así decirlo, forma un solo cuerpo con su montura, por lo hábil que resulta.

Salvajes y poderosos, sabios y prudentes, en mármol, en un poema o en una galaxia lejana. El Centauro, gran clásico de la mitología griega… y un invitado más de Animítica.

Rey del Fuego y de los Aires.


Este viaje de Animítica, lo comenzamos a bordo de un amigo volador tan famoso, que se ha respetado y temido en cualquier parte del mundo, incluso antes de que los pueblos platicaran sus miedos por mail, teléfono, carta o papiro alguno.

En Mesoamérica le levantaron pirámides, en Europa lo atacaron con espadas, y en el Oriente, lo veneraron como la máxima fuente de sabiduría.

Sí, quizá ya lo adivinaron… hoy hablamos de… El Dragón.

El dragón es uno de esos casos, en que el mito cobra fuerza hacia la realidad por la increíble cantidad de lugares en que se encuentran relatos, aún cuando estos vengan de épocas en las que las culturas no se comunicaban entre sí.

Su nombre viene del latín Draco, y este del Griego Dracon, que significa simplemente víbora o serpiente.

El dragón, aunque presente en casi cualquier cultura, ha tenido diversos significados.

La cultura occidental, especialmente la europea, ha temido siempre a los dragones. En esta acepción, los dragones poseen un cuerpo de serpiente, son monstruosos y terribles. Poseen un par de alas parecidas a las de un murciélago, patas con garras y su principal característica es su piromanía: escupen fuego.

Sin embargo, este dragón dista mucho del dragón chino, por ejemplo…

Para empezar, el típico dragón chino no necesita alas para volar. Puede hacerlo simplemente

por la magia, serpenteando por los aires. Además tiene un par de cuernos de venado, cabeza muy parecida a la de un caballo, bigotes largos y una enorme, enorme sabiduría. Cabe recalcar que éste sólo escupe sabios consejos…

Y en Mesoamérica, específicamente en el México Maya y Azteca, la concepción del dragón es también benigna y respetada, a través de su forma de gran serpiente.

Quetzacoatl es la más famosa serpiente dragón de los mexicas, pero sin duda no es la única. Tenemos también a Oceloatl, el dragón tigre, o Mazacoatl, el dragón venado.

Y el Libro del Popol Vuh habla sobre Tepew y Kukumatz, dos dragones que ayudaron a acomodar el desorden del mundo cuando apenas se había formado.

Así pues, al pasar los siglos, los dragones han tomado tantas formas como la imaginación misma. A la llegada de los medios masivos de comunicación y su unión con el arte y la fantasía, los dragones se levantaron de inmediato como un ser fantástico para ser retratado.

Si quieres ver Dragones buenos, por ejemplo, puedes acudir a La historia sin fin, (Neverending Story), de 1984, basada en la novela de Michael Ende. Aquí te toparás con Falkor el dragón con rasgos caninos más noble del universo,

¿Dragones Antiguos? En El señor de los anillos del maestro Tolkien, se puede saber mucho de ellos. Su obra literaria ahonda en su creación, razas y reinados sobre ciertas partes del mundo.

¿Dragones holocáusticos? El reinado del fuego, (Reign of Fire), con Matthew McConaughey y el ahora Batman,

Christian Bale, presenta un mundo moderno acabado por los dragones, pero recuperado por el personaje de Bale.

¿Dragones de Caricatura? Pues nuestro amigo Shyriu, de lo Caballeros de Zodiaco, representa al dragón, y le acompaña en armadura, tatuaje y varios poderes. Aunque desde luego puedes acudir a Goku y sus amigos, en la saga de Dragon Ball. ¡Empezamos por buscar las esferas del dragón y terminamos por enfrentar a los dragones mismos!

Como ves ahora, el dragón no puede ser marca registrada, sino patrimonio mítico de toda la humanidad.

 

Las especies que sufren las consecuencias del derrame.


Hay ciertas noticias que realmente nos gustaría decir que son sólo modas.

Así como sucede con ciertos eventos sociales, astronómicos o naturales. La realidad es que algunas noticias son sólo modas.

Los mundiales de futbol, las misiones espaciales, los festivales cinematográficos. Noticias que tienen su tiempo y a su tiempo, se van.

Ojalá este fuera uno de los casos, porque ojalá tuviera un final sin consecuencias que seguirán siendo noticia por mucho tiempo más.

Al hablar de todo eso me estoy refiriendo al derrame petrolero producto del hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon de BP, en el Golfo de México.

Para muchos medios, la noticia ya pasó, ya se acabó, aunque en la realidad, los efectos y consecuencias de este monumental accidente están apenas comenzando.

Mientras esta semana escuchamos que finalmente el derrame petrolero se ha detenido, el daño natural apenas se está cuantificando, en niveles que incluso los expertos no habían atinado a calcular hasta que sencillamente ocurrieron.

Aquí reseñamos uno de esos potenciales efectos secundarios, aún por confirmar:

Hay más de 400 especies animales amenazadas por el derrame en el Golfo de México, entre las que se encuentran algunas de por sí en estado crítico.

La tortuga Laúd. De la decreciente población de tortugas laúd en nuestro país, sólo un pequeño porcentaje se encuentra del lado del Golfo, algo así como el 18%. Esto significa un menor número de individuos afectados, pero también más velocidad para un potencial extermino de la familia del golfo. La tortuga laúd, si bien sale muy poco del agua, debe llegar a la superficie para respirar… y es ahí donde el petróleo le afectará en mayor medida.

El delfín nariz de botella. Otra especie amenazada por tradición. Aunque son fuertes inquilinos marinos, su piel es delgada y el contacto con el petróleo de la zona les puede causar un daño irreversible, aunque a mediano plazo, por lo que además, podrían morir muy lejos de la zona, tras haber nadado contaminados por varias millas náuticas.

El pelícano pardo. En el caso del pelícano, un natural flotador, el petróleo le adelgaza y pega las plumas, deshaciendo su impermeabilidad natural al agua fría, incapacitándolos para volar y desorientándolos en términos de alimentación.

El Atún de aleta azul. La zona del derrame de BP es probablemente el punto de concetración más alto de esta especie de pez. Con unas gotas de petróleo se pueden contaminar peces, huevos y larvas, además de enfrentar la oscuridad en pleno oceáno, lo que dificulta su tránsito en banco.

El cachalote. Está en peligro crítico de extinción… y vive en la zona crítica del problema, el delta del Mississippi. La ingesta y aspiración del crudo son mortales y veloces… no es necesario decir lo fácil que esto puede ocurrir en estas circunstancias.

Y finalmente, el plancton. No, no está en peligro de extinción, es inagotable y diminuto. Pero por eso mismo, no se puede limpiar, y representa la base alimenticia de la cadena oceánica. Peces, plantas, aves y mamíferos se alimentan de él, el que ahora estará aderezado con sabor a aceite, el terrible aceite accidental de BP y Deepwater Horizon.

Esto no es moda, no es morbo. Es de nueva cuenta el parte de guerra, el conteo de bajas y problemas en esta brutal guerra contra el petróleo que en un accidente, dejamos escapar.